Multitud de familias salmantinas acuden cada día a los distintos centros educativos para dejar a sus hijos. Muchas de ellas los acompañan a pie, aunque una gran mayoría los lleva en coche. Por esta razón, los momentos de entrada y salida a los colegios se convierten en horas punta para el tráfico, en aquellos lugares específicos en los que están ubicados dichos centros, que se congestionan de manera exagerada. Las vías no están preparadas para tantos estacionamientos y los vehículos de los padres se agolpan aparcados en doble fila, en zonas reservadas para carga y descarga, e incluso encima de la acera, entorpeciendo la circulación del resto de vehículos y de los viandantes, incluidos los niños.

Esto ocurre en diferentes puntos de la capital del Tormes. Uno de los más visibles se produce en el paseo de Canalejas, donde decenas de vehículos estacionan en las aceras a ambos extremos de la calzada, a las horas de entrada y salida de los colegios San Juan Bosco y Calasanz. Así lo demuestran las imágenes recogidas por SALAMANCA24HORAS en la mañana de este lunes. Lo mismo sucede en otros lugares como la calle Vaguada de La Palma en los aledaños del centro que lleva su nombre, o en la avenida Salamanca y la rotonda del Carrefour con el Colegio Santa Teresa.

Por esta razón, el debate está abierto entre los que tienen la necesidad de llevar a sus hijos al colegio con el coche, en muchos casos de camino al trabajo, y los que ven entorpecida su circulación por las calles de la ciudad, en la mayoría de los casos, igualmente, de camino al trabajo. Lo cierto es que estos vehículos contravienen la normativa de tráfico en la mayoría de las ocasiones, en cuanto a las detenciones y paradas, con el agravante del riesgo que corren los propios escolares al descender de los vehículos de sus padres en situaciones que podrían ser peligrosas.

El asunto fue tratado en el último pleno del Ayuntamiento por iniciativa del grupo municipal Ciudadanos, tras haberlo planteado en la correspondiente comisión. El resto de los grupos políticos que configuran el Consistorio coincidió en la necesidad de encontrar una solución y se aprobó un proyecto de caminos escolares que no entorpezcan el tráfico. La idea es buscar un lugar donde poder parar el vehículo para despedirse de los hijos e hijas y que, desde allí, puedan acudir a clase a través de caminos seguros sin así entorpecer el tráfico.

Proyecto Kiss & Go

En algunas ciudades alrededor del mundo ya se han puesto en marcha proyectos que buscan dar solución a este tipo de problemática. En España, en Madrid está activo en dos colegios, el proyecto Kiss&Go, que está instaurado a nivel europeo. Otro centro en Ponferrada también se ha sumado a esta iniciativa, que va ganando adeptos. Se trata de habilitar ciertas zonas que a determinadas horas permitan dejar a los hijos e hijas, donde los recogen voluntarios que facilitan a los niños, caminar solos hacia el colegio.

Esto mismo ocurre en Gijón o Arrecife, mientras que en otros lugares de España como Arberca, en Lleida, o Bera, en Navarra, se han establecido días sin coches a la entrada de los colegios para reducir el excesivo tráfico que se acumula en las horas de entrada y salida de clase.

La idea es crear una red de itinerarios, reducir el número de vehículos privados actuando en favor de la calidad del aire, mejorar calidad del medio ambiente y fomentar la autonomía de los niños. El proceso que activará el Ayuntamiento, comenzará por analizar la situación para después poder realizar los mapas con los itinerarios, así como la creación del calendario y la puesta en marcha definitiva del proyecto y su evaluación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído