La pesquera de Tejares, como informa hoy este diario, vive en una situación de incertidumbre desde que en septiembre una fisura provocara el vaciado de agua del río Tormes en esta zona. Ha pasado un mes y por el momento nadie ha aportado ninguna solución. Mientras, quejas sobre el estado del paraje que acoge los restos de cientos de peces y cangrejos que perecieron tras la rotura con los consiguientes problemas de malos olores para los vecinos.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ya ha mantenido conversaciones con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero. Como ha informado el primer edil, ya se está estudiando la situación en profundidad y se espera que se informe sobre ello en las próximas semanas sobre las medidas a adoptar.

Mañueco ha asegurado que ?hay que conciliar muchos sentimientos? como los que puedan tener los vecinos de la zona o los miembros de distintos colectivos medioambientales. Eso sí, teniendo en cuenta también la normativa que según el alcalde decía que las pesqueras había que ir eliminándolas para ir recuperando el cauce natural del río. Según Fernández Mañueco, ?este puede ser un buen momento para pensar en eliminarla. Sé que hay gente o asociaciones que van a estar a favor o en contra. Tenemos que conciliar todos los intereses y buscar la solución definitiva?.

Cabe recordar que, en su día, ya existió la posibilidad de derribar la pesquera de Tejares. En 2010, el equipo de Gobierno liderado por Julián Lanzarote tomó dicha determinación para ubicar allí el parque de limpieza de maquinaria de los camiones de residuos sólidos urbanos. Sin embargo, el proyecto no prosperó. Esta zona, a día de hoy, pende de su recuperación en el proyecto Tormes+ e incluso se contempla convertirla en un centro de interpretación del río.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído