“Salamanca, más allá de los títulos que nos distinguen internacionalmente, ha sido a lo largo de su historia y sigue siendo una ciudad acogedora, solidaria y agradecida. Lo somos en nuestro día a día y, una vez al año, lo recordamos solemnemente premiando desde el Ayuntamiento a personalidades e instituciones que han contribuido de forma relevante a la difusión de los valores de nuestra ciudad”. Así ha comenzado su discurso el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en el acto de entrega y distinción de Medalla de Oro de la ciudad que este año han recaído sobre la Fundación Vicente Rodríguez Fabrés y Juan Antonio Pérez Millán.
 
Según Fernández Mañueco, la entrega a los demás ha sido el denominador común a la hora de apostar por los reconocidos en esta ocasión con la Medalla de Oro. “La Fundación Rodríguez Fabrés y Juan Antonio Pérez Millán coinciden en su vocación incondicional de servicio público y en el convencimiento de que la educación y la cultura nos mejorar como seres humanos”, ha señalado. De la fundación que este año conmemora su siglo de existencia, ha destacado “que leva cien años haciendo el bien por los ciudadanos de Salamanca. Una entrega personificada en algo tan sensible para nuestra sociedad , como son los niños, los jóvenes y los mayores. Un compromiso que esta institución benéfica ha renovado año tras año hasta sumar un siglo de solidaridad”.
 
De Juan Antonio Pérez Millán, por su parte, ha defendido “su vocación de servicio público”. De su persona dijo “que Juan Antonio ha entregado su vida a la cultura de Salamanca porque su compromiso ha ido mucho más allá de sus obligaciones como el buen trabajador público que es. Y ha ratificado esa vocación innata que tiene Salamanca de acoger a mujeres y hombre de talento que encuentran al abrigo de las piedras de esa ciudad dorada su refugio para dar lo mejor de sí mismos. La humildad, sencillez y cercanía hacen a Juan Antonio mucho más grande”. 
 
Finalmente, ha destacado la educación como otro punto fuerte que ha pesado en la distinción a la Fundación Rodríguez Fabrés y Juan Antonio Pérez Millán como Medallas de Oro de la ciudad. “Vicente Rodríguez Fabrés entendió que la formación es la clave del desarrollo y la mejor inversión para construir una sociedad más justa. Su última voluntad fue la oportunidad; su último aliento, la esperanza. Juan Antonio Pérez Millán, por su parte, ha defendido desde sus diferentes responsabilidades públicas este legado de la libertad creativa y la necesidad de renovación mediante la educación”, remarcó Alfonso Fernández Mañueco para continuar realizando un contexto histórico de la Salamanca que conoció Fabrés y Juan Antonio Pérez Millán y ensalzando la cultura como patrimonio del pueblo antes del agradecimiento final: “Gracias a los dos premiados por vuestro compromiso con las personas de esta ciudad y gracias por sentiros orgulloso de defender el nombre de Salamanca”, concluyó Fernández Mañueco.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído