La asociación de usuarios bancarios Adicae advierte de los riesgos de los 'cocos', bonos convertibles en acciones , que ahora suponen la principal ofensiva de la banca para recapitalizarse a costa de sus clientes, computan como capital de máxima calidad, con las preferentes fuera de la comercialización para los pequeños ahorradores.
 
El importe de estos productos en Europa ronda los 60.000 millones de euros, de los cuales sólo entre BBVA, Santander y Popular han colocado 5.600 en un año. Además, la banca española prepara diversas emisiones de subordinadas, cédulas y bonos hipotecarios, cédulas territoriales, warrants, cédulas de internacionalización, valores estructurados y otros productos peligrosos para el ahorrador, por valor de 73.000 millones de euros. El Supervisor Europeo de los Mercados (ESMA) ha lanzado una nota en la que “duda que los inversores sean plenamente conscientes de los peligros de los cocos y que se evalúen los riesgos de manera adecuada para su valoración”.
 
Basilea III, la nueva normativa internacional que regula la actividad bancaria, supone el final de las preferentes como producto financiero con el que las entidades pueden reforzar su solvencia. De esa necesidad de la banca por seguir reforzando sus balances surgen otros productos, entre ellos los ‘cocos’, que computarán como core capital Tier 1 adicional, capital de máxima calidad, dentro del 8% total de recursos propios exigido. 
 
Se trata de productos complejos y peligrosos para los ahorradores, asegura Adicae. Y explica que son deuda de la entidad que los emite, que se convierte en acciones si se cumplen varios requisitos. “Cuando el consumidor quiere recuperar lo invertido tiene que vender las acciones, con el consiguiente riesgo de pérdida de los ahorros que ello conlleva. Además, antes de la conversión en acciones, si el capital básico del banco se reduce, el precio del 'coco' también cae”, añade.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído