Es rara la semana en la que las calles de la ciudad de Salamanca no registren un atropello, cuando no son varios. Conscientes de ello, todos los agentes implicados, entre ellos la Jefatura Provincial de Tráfico, trabaja en la adopción de medidas que mejoren la seguridad vial en los núcleos urbanos. 
 
- Hace tiempo se habló de la posibilidad de trabajar en una campaña conjunta desde la Dirección General de Tráfico con los ayuntamientos por el incremento de los atropellos en los núcleos urbanos. En el último mes la cifra asciende a 14 atropellos en la ciudad de Salamanca, ¿Dónde está el problema? ¿Se está trabajando en este sentido?
- Se está trabajando en ello, y es verdad que en Salamanca desde el año 2009 la tendencia en siniestros urbanos, por tanto atropellos que es el más habitual, no para de crecer. Pero es verdad que es un fenómeno que se está produciendo también a nivel nacional, es decir, las ciudades están aumentado la siniestralidad en líneas generales en comparación con la carretera, donde lleva 10 años descendiendo.
 
De ahí que el Reglamento General de Circulación se centre básicamente en la circulación urbana, bicicletas, reducción de la velocidad con carácter general a 30 kilómetros por hora para proteger a los más vulnerables que son los ciclistas y los peatones.
 
¿Qué se está haciendo en Salamanca? Pues precisamente tenemos una reunión en la que la Jefatura de Tráfico está presente en un grupo de trabajo que tiene creado el Ayuntamiento, donde desde una perspectiva multidisciplinar Salud Pública, Fomento, Policía están trabajando en el tema y están elaborando un informe que se va a elevar al Ayuntamiento con una serie de medidas. La Jefatura de Tráfico está dentro de ese grupo de trabajo dando su visión, y me consta que el Ayuntamiento de Salamanca está muy preocupado por los atropellos, como no puede ser de otra manera, porque las cifras están ahí.
 
Se ha hecho un diagnóstico de dónde se están produciendo los atropellos, las circunstancias, y es que entre el 70 y el 80% se están produciendo en pasos de peatones, que es un dato relevante porque demuestra que algo no funciona. Y a partir de ese diagnóstico hay que proponer medidas y algunas son de bajo coste y de rápida solución –me consta que en algunos sitios ya están haciendo cosas-. 
 
Afortunadamente nosotros estamos presentes porque queríamos estar presentes, se lo pedimos al concejal porque una de las tareas que la directora general nos ha encomendado, y que hasta ahora Tráfico estaba lejos de los ayuntamientos, es que colaboráramos con ellos, que ayudáramos a promover la movilidad segura dentro del ámbito urbano.
 
- Se culpabiliza normalmente al conductor, pero también hay mucha imprudencia por parte del peatón ¿no es así?
- La siniestralidad es consecuencia de un desajuste de la percepción del riesgo. El riesgo que no percibe el peatón y el conductor que igualmente no es consciente de ese riesgo en el entorno por el que circula. Y la tercera parte es qué podemos hacer como responsables de la circulación para que esa percepción del riesgo sea superior por parte de los usuarios, tanto por parte de los peatones como de los conductores.
 
Puede haber medidas de divulgación, de concienciación, pero también puede haber medidas de modificación del diseño viario, del entorno de la vía… Hay muchas medidas y deben ser todas conjuntas.
 
- También se habló de la posibilidad incluso de sancionar a los peatones que cruzaran una vía de forma antirreglamentaria
- Es una medida más, pero sí es verdad que es de difícil aplicación. Porque operativamente ¿cómo lo haces? Me consta que los técnicos de la Concejalía de Mayores tienen un programa de concienciación a través de talleres. Pero yo creo que antes de llegar a la sanción deberían hacerse campañas de gran impacto, campañas de divulgación y lo hemos propuesto, una campaña específica de concienciación para peatones. Se puede hacer de muchas maneras, a través de los agentes de policía por ejemplo.
 
Lo que sí se puede sancionar es quizá las conductas más temerarias como por ejemplo saltar las medianas, que hay casos.
 
También es importante que el mobiliario urbano como contenedores, carteles anunciadores e incluso arbolado o paradas de autobuses no resten visibilidad, porque es muy importante en una ciudad. Y todo ello unido a la velocidad, que debe ser baja, ya que de nada sirve que haya mucha visibilidad, si la velocidad es excesiva.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído