El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca ha constatado cómo las primeras medidas que el Plan de Movilidad propone ya se están llevando a cabo, sin haber sido aprobado y siendo contrarias a las pretensiones de dicho documento que aboga por reducir la insostenible movilidad del vehículo privado favoreciendo el uso del transporte público y recuperando la movilidad de los peatones.

 

Los cambios de los pasos de cebra de la Plaza España suponen un rodeo considerable para aquellos peatones que transitan entre Azafranal – Gran Vía y Paseo de la Estación – Comuneros, y para aquellos otros que transitan entre Canalejas y Mirat. Un rodeo que presumiblemente se verá acompañado de una reducción en los tiempos de paso y una habitual ocupación de los pasos de cebra por parte de los vehículos.

 

Por si esto fuera poco, ahora los peatones tendrán que tragar los humos de los coches y autocares que se sitúan pasados los nuevos pasos de cebra ya que normalmente permanecen a la espera de acceder a la glorieta o realizando su servicio al comienzo de la calle Azafranal y Canalejas, además tendrán que transitar entre las terrazas que se sitúan al comienzo del Paseo de Canalejas, conflicto que antes no existía y ahora tendrá ser resuelto.

 

Desde el Comité Antinuclear y Ecologista consideramos, no sólo que estas medidas se toman en beneficio del tráfico motorizado y a costa del peatón, además se están llevando a cabo de forma realmente incómoda para los propios peatones al coincidir con la ejecución de las obras del colector. Para esta asociación es fundamental que el Ayuntamiento reconsidere estos cambios puesto que perjudican la movilidad de los peatones y su salud.

 

Otra de las medidas propuestas en el Plan de Movilidad para su ejecución a corto plazo es la peatonalización de las céntricas calles Rector Lucena y Rector Tovar así como la Plaza de los Bandos, situación ésta que puede ser fácilmente burlada por los conductores al no haber una vigilancia efectiva para su cumplimiento.  También resulta sorprendente que la supresión de los aparcamientos de vehículos haya servido para la rápida implantación de las terrazas de establecimientos de hostelería, por las cuáles -esperemos- el Ayuntamiento recaudará unos buenos euros. Mientras, las motocicletas aprovechan para aparcar entre los grandes maceteros que hay en la Calle Vázquez Coronado.

 

Con la lectura del Plan de Movilidad descubrimos que la peatonalización masiva, pero en fases, del centro histórico y comercial de Salamanca no es tal, ya que sólo se eliminará el tráfico general y el aparcamiento en superficie. A los residentes, emergencias y servicios públicos habrá que sumar el tráfico provocado por quiénes busquen plaza en algún parking, los clientes de hoteles y la carga y descarga. Por lo que el coche mantendrá su espacio reservado para poder hacer uso del mismo en cualquier momento.

 

El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca participará de las mesas de trabajo del Plan de Movilidad defendiendo a los peatones, ciclistas y usuarios del transporte público colectivo, ya que es la condición necesaria para mejorar realmente la calidad de vida de los salmantinos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído