Han transcurrido 141 años desde que se proclamó en 1873 por vez primera la República en España, una experiencia que tan sólo duró once meses. "La percepción que de ese periodo nos han trasladado los medios dominantes sobre esta etapa de nuestra historia es que fue un rotundo fracaso en medio de un estado caótico en permanente desgobierno. Esta imagen ni es justa ni responde del todo a la verdad", afirma Alternativa Republicana, que este martes se concentró ante el medallón de la Plaza Mayor.

Explica este colectivo que la primera Republica nació en un momento convulso de la historia de España y se vio inmersa en tres guerras simultáneas a las que tuvo hacer frente: el conflicto colonial en Cuba, un nuevo alzamiento carlista y las revueltas cantonales. Todo ello marcó su existencia, al estar la gobernabilidad del país en una inestabilidad casi permanente. "A pesar de las adversidades, con la proclamación de la República se pusieron en práctica medidas como la transformación de la propiedad agraria, la reducción de la jornada laboral, aumentos salariales, normativa sobre higiene en el trabajo, enseñanza obligatoria, prohibición del trabajo infantil y creación de los jurados mixtos".

Por eso, afirma Alternativa Republicana, "los resultados fueron un clima de apertura intelectual, desarrollo de la prensa, la proliferación de actos culturales, la libertad religiosa, la aspiración a una sociedad más justa, el interés por la educación popular tan abandonada. Todo esto permitió el desarrollo del republicanismo español, como fuerza política y social. Se produjo también un importante desarrollo del movimiento obrero debido a la libertad de asociación y a la fundación de la Asociación Internacional de Trabajadores. Pero como casi siempre sucede en este país cuando se impulsan avances sociales, las fuerzas del viejo régimen, aquellas que siguen estancadas en el inmovilismo, las que entienden que la patria empieza y acaba en sus intereses privados y exclusivos, acabaron con un régimen incipiente que traía aire fresco y renovador".

Este colectivo reclama en la actualidad "un verdadero estado de derecho en el que las libertades públicas puedan ser ejercidas sin cortapisas ni represiones policiales violentas cuando desde la ciudadanía se protesta legítimamente frente a decisiones gubernamentales. Un Gobierno de la Republica habrá de rendir cuenta de su gestión a los ciudadanos de una forma clara y transparente, porque de ellos recibe su legitimidad en una verdadera democracia. En 2014, desde Alternativa Republicana también rechazamos ser súbditos porque somos ciudadanos".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído