El Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid ha imputado varias operaciones ruinosas a la antigua cúpula de Caja Duero. El ex presidente y el ex director general de la entidad financiera salmantina, Julio Fermoso y Lucas Hernández, están siendo investigados por sendas operaciones que fueron perjudiciales para las cuentas antes de su fusión con Caja España y su posterior conversión en Banco España-Duero (Banco Ceiss). Ambos declaran ante el juez este viernes.
 
En concreto, en el año 2008 se vendió un edificio en Madrid a la constructora Nozar por 40 millones de euros más de lo que debería haber costado, según consta en la investigación, pues no se realizó tasación alguna del inmueble. Y posteriormente a la misma constructora se concedió un crédito de 31 millones de euros, dos operaciones denunciadas por los actuales dirigentes de Banco Ceiss.
 
Un año después de estas operaciones, Julio Fermoso presentaba en el consejo de administración ordinario de Caja Duero su renuncia a ejercer las funciones ejecutivas de la entidad, que ostentaba desde julio de 2004, cediendo el testigo al entonces director general, Lucas Hernández, y materializando de esta manera una intención manifestada a un círculo reducido meses antes con el objetivo de volver sobre sus pasos y retornar a la Universidad para dedicarse a su Cátedra de Neurología e impartir clases. Precisamente Hernández siguió los pasos de Fermoso durante el proceso de fusión con Caja España.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído