Izquierda Unida ha debatido y fijado la estrategia política y de “férrea movilización en las instituciones y en la calle” para los próximos meses con la que hacer frente a la redacción actual del que todavía es el anteproyecto de ley de reforma de la Administración Local que trata de imponer el Gobierno de Mariano Rajoy. IU considera esta reforma “demoledora y que busca devolver el actual modelo de Estado a una etapa preconstitucional”, en palabras de Montserrat Muñoz, secretaria ejecutiva de Política Institucional. Diego Valderas, vicepresidente y consejero de Administración Local  de la Junta de Andalucía avisó de que la derecha lo que quiere es “quitar alcaldes democráticos y poner caciques”, todo lo contrario de por lo que IU lleva luchando desde las primeras elecciones democráticas.  

Izquierda Unida reunió a más de 250 cargos públicos –la mayoría de ellos ediles de localidades pertenecientes a todas sus federaciones- en su sede federal de Madrid en el marco de una jornada para discutir alternativas y evidenciar el completo rechazo a la reforma de la Administración Local ideada por el Ejecutivo de Rajoy. Entre ellos se encontraba una nutrida representación de IU Castilla y León, con José María González (Coordinador General) a la cabeza. De Salamanca acudieron varios concejales, el alcalde de Miranda de Azán y Domingo Benito, coordinador provincial. 

En su intervención, Domingo Benito defendió que los Ayuntamientos y el municipalismo son la única vía posible para ahondar en esa “democracia real y participativa” que cientos de miles de personas pedían hace años en las plazas. “Cuando los ciudadanos están pidiendo más cercanía de los políticos, es un claro retroceso ceder las competencias a instituciones tan poco democráticas como las Diputaciones Provinciales”. Concretó que en Salamanca, de ponerse en marcha esta reforma con rigor, el único Ayuntamiento que “quedaría vivo” sería el de Salamanca, suponiendo que habría servicios como los de igualdad, el mantenimiento de centros escolares o sanitarios que serían gestionados a más de 100 Km de distancia de algunas localidades de la provincia. 

Puso como ejemplo el Ayuntamiento donde él es concejal, Ciudad Rodrigo, que se encuentra a una distancia de casi 90 Km con la capital de provincia y que podría perder competencias muy importantes, tomándose las principales decisiones en lugares lejanos “donde los vecinos no podrán ni felicitar ni abroncar a quienes las toman”. 

Los intervinientes en la jornada expresaron la “ineludible necesidad” de emplazar a todas las organizaciones sociales y políticas progresistas para sumar fuerzas, tanto en las instituciones como en la calle, para dar la debida respuesta a este ataque. “Un ataque del PP que pretende destrozar y destruir de raíz el modelo de servicio público construido con tanto esfuerzo en la democracia”, señaló Montserrat Muñoz.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído