La Asociación de Profesores de Educación Secundaria (Aspes-CL) está observando un incremento notable en los últimos cursos de las denominadas asignaturas afines en los horarios de los profesores. La asociación advierte que esta situación perjudica gravemente la enseñanza recibida por los alumnos y laboralmente a los profesores, especialmente entre interinos y funcionarios que han ocupado su plaza recientemente. Esta situación se agrava en el ámbito rural.
 
Aspes considera que la Administración debería velar por que cada profesor imparta sus especialidades, más que centrarse en completar sus horarios lectivos. En la actualidad, para completar estos horarios, los profesores deben impartir otras materias en las que no están especializados. En Salamanca, denuncia casos de docentes que imparten a la vez  Lengua e Historia en la capital, o Física y Química y Matemáticas en las zonas rurales.
 
La situación parte de una legislación antigua. En 1994, se aprobó una orden ministerial (de 29 de junio de 1994) que especifica que “cuando un profesor no tenga horario completo, en su centro tendrá derecho preferente para completarlo en otro instituto de su localidad o impartirá las áreas, materias o módulos, que le encomiende el jefe de estudio, diferentes a las asignadas en su departamento”. Ante la disyuntiva de o tener que cambiar de centro en medio de la jornada laboral o impartir las materias que se le encomiende, el profesorado opta mayoritariamente por lo segundo. Esta circunstancia se agrava en los centros de localidades pequeñas, donde los recursos son más limitados.

"Los recortes presupuestarios en Educación han acentuado estas prácticas", añade la asociación. Así, argumenta que desde el curso 2012-2013 se incrementó el horario de los profesores de 17 a 20 horas lectivas, observando un aumento de estas prácticas. "Con los recortes en personal, se cubren en la actualidad una plaza de cada diez que se pierden por jubilaciones, la Administración está optando por repartir las horas lectivas entre los profesores que están en el centro, aún que no estén especializados en la materia", añade.

 
Aspes-CL exige el retorno a las condiciones de 2010 a partir del próximo curso en materias como la ratio de alumnos por aula y las condiciones laborales del profesorado. “Es mucho mejor que un profesor imparta dos horas menos de clase, que obligarle a dar materias en las que no está especializado, sin pérdida de derechos”, resume Honorio Vega, presidente de la asociación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído