Veinte asociaciones españolas de pacientes crónicos han presentado los resultados del primer barómetro de EsCrónicos, estudio llevado a cabo por el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (U.A.M.) y que tiene por objetivo medir la percepción de la de la calidad de la atención sanitaria recibida por los pacientes crónicos españoles en los últimos doce meses. Jesús Molinuevo, presidente de ALCER (Federación de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón), María Jesús Delgado, presidenta de la FEP (Federación Española de Párkinson) y  Koldo Aulestia, presidente de CEAFA (Confederación Española de Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer y otras demencias), han presentado los resultados.
 
De acuerdo con los datos de este primer barómetro, la calificación media en relación a la satisfacción con el funcionamiento y calidad asistencial del Sistema Nacional de Salud es de 4,9 sobre una puntuación total del 10. Para un 45% de los pacientes encuestados, ha empeorado en último año. De esta forma, los aspectos que se señalan como prioritarios para proceder a la reforma del sistema sanitario son la rapidez en la atención (72%), el acceso gratuito (62%) y la atención por parte de los especialistas (60%). Si atendemos a la situación entre Comunidades Autónomas, los pacientes crónicos de Andalucía, Valencia y Castilla y León han sido de los más críticos respecto a la calidad de la atención recibida en los últimos doce meses, mientras que los pacientes de Navarra, La Rioja, Aragón, Cantabria, País Vasco, Asturias, Madrid y Cataluña han puntuado por encima de cinco para valorar diferentes aspectos y variables del funcionamiento de la sanidad pública. 
 
Siguiendo con las conclusiones y datos que revela EsCrónicos, las recientes reformas han perjudicado especialmente a dos aspectos concretos del sistema de salud: el acceso gratuito (42%), así como el acceso al tratamiento más innovador y con menores efectos secundarios (39%). El denominado copago (47%) y las decisiones recientes en materia de financiación pública (47%) son percibidos como los aspectos que dificultan en mayor medida  el acceso al tratamiento farmacológico. En España, según la Encuesta Europea de Salud 2009, el 45% de la población mayor de 16 años padece al menos un proceso crónico y el 22% de la misma dos procesos o más; además una dimensión adicional del problema de política pública lo plantea el hecho que los costes indirectos de la conversión de la cronicidad en discapacidad o dependencia no se concentran mayoritariamente en la población mayor, sino en la población en edad de trabajar.  
 
De acuerdo con Jesús Molinuevo, “en nuestro país se ha intentado resolver el problema de salud pública de la cronicidad a través de la elaboración de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad del Ministerio de Sanidad. Sin embargo, consideramos que el hecho de que su aplicación no se haya hecho efectiva, por un lado,  junto con la puesta en marcha de recortes generales, en los que prima el factor económico con muy poca visión a medio plazo, son decisiones que van a tener consecuencias sobre la salud de los pacientes crónicos a medio y largo plazo. De hecho, los pacientes crónicos declaran en el estudio que en los últimos doce meses han visto deteriorarse su atención y el acceso a los tratamientos, sobre todo debido a aspectos económicos. Esto es precisamente lo que queremos calibrar a través de la elaboración de un barómetro anual como EsCrónicos, con el objetivo además de poder plantear ideas y recomendaciones que puedan redundar en un beneficio general para nuestro Sistema Nacional de Salud”.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído