Los datos obtenidos por los agentes especializados de la Unidad de Participación Ciudadana de la Policía Nacional que desarrollan labores de prevención y seguridad en colegios y el estudio de las informaciones facilitadas a la Policía en sus plataformas en Twitter, Tuenti o Facebook, muestran un alto porcentaje de escolares entre 11 y 16 años que se ha sentido en algún momento víctima de acoso escolar, la mayoría de carácter leve o no grave. Un pequeño porcentaje de ellos lo califica como una situación grave que requirió la intervención de padres o profesores para su solución. Además, la mayoría de las víctimas de acoso escolar nunca se lo ha comentado a un adulto. De hecho, España es uno de los países de Europa en los que menos se reconoce haber sufrido acoso escolar.
 
De ese reducido número de casos de graves, casi un 54% de las víctimas de acoso escolar presenta síntomas de estrés postraumático, como pesadillas, ansiedad, insomnio, flash back o pánico; el 55% sufre depresión y el 53% tiene una imagen negativa de sí mismo, según el Estudio Cisneros sobre 'Violencia y Acoso Escolar'. Pero al contrario de lo que se cree, el niño acosado no es un alumno carente de habilidades sociales o con alguna característica física que le acompleje. El acoso escolar puede recaer sobre cualquier escolar.
 
El uso de las nuevas tecnologías perpetúa y magnifica el acoso
 
El auge de las nuevas tecnologías; el acceso masivo a Internet desde dispositivos móviles como smartphones o tablets; las aplicaciones como whastapp, Line o snapchat, y la masificación en el uso de las redes sociales conlleva que cualquier pelea o enfrentamiento en un pasillo de colegio o en el patio del instituto sea rápidamente subido a la Red, se viralice su difusión, se magnifique y la victimización se perpetúe en el tiempo.
 
El ciberacoso es la herramienta grupal más poderosa para ejecutar el acoso escolar y se manifiesta con mensajes insultantes, humillantes y crueles; con amenazas; suplantando la identidad de otros compañeros para dañar su reputación o amistades; revelando secretos, informaciones o fotos comprometidas o privadas, o excluyendo intencionadamente a compañeros de grupos online.
 
Prevención, concienciación y educación en las aulas
 
La Policía Nacional imparte charlas en colegios de toda España sobre el acoso escolar, entre otros temas como riesgos de Internet, consumos de drogas y alcohol, o violencia de género. El objetivo es que los jóvenes perciban la importancia de mantener unas buenas relaciones afectivas, emocionales y de trato con sus compañeros y que sean conscientes de que algunas conductas son constitutivas de faltas o delitos. Estas charlas van dirigidas tanto a víctimas, como agresores u observadores, ya que la actitud del espectador puede reforzar al acosador con su silencio o frenar la humillación o vejación comunicando los hechos a un adulto, asociaciones de ayuda al menor o a la Policía Nacional.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído