Más de 36.500 amas de casa castellanas y leonesas se han incorporado al mercado laboral desde el comienzo de la crisis, dado que han cambiado las tareas domésticas por la búsqueda activa de empleo. Según un informe de Adecco, desde 2008 el papel de la mujer ha sido fundamental para salvaguardar la economía doméstica. Así, la tasa de actividad femenina continúa su avance hasta alcanzar el 52,93 por ciento, mientras que la masculina se contrae hasta el 67,3 por ciento.
 
La provincia que presenta una mayor proporción de mujeres entre sus empleados es León, con un 50,6 por ciento. También, por encima de la media de la región, que alcanza el 43,9 por ciento, se sitúan Salamanca (46,9 por ciento), Zamora (46,8) y Segovia (46,4) , mientras que por debajo de la media están Ávila (43,7 por ciento), Burgos (43,5), Valladolid (40,6), Soria (37,9) y Palencia (32,7 por ciento). Si se tiene en cuenta la distribución de las mujeres en función de la provincia en la que han sido contratadas, se observa que la mayor parte trabaja en Burgos (19,6 por ciento). Por el contrario, Ávila es la que acapara una menor contratación de mujeres, con sólo un 4,2 por ciento. Después de Burgos se sitúan Segovia (16,2 por ciento), Valladolid (14,7), Salamanca (12,6), Zamora (11,1), León (10,7), Palencia (6,1) y Soria (4,7 por ciento).
 
Durante el año 2011, la contratación de trabajadoras jóvenes aumentó ligeramente y pasó de un 44,1 en 2010 a un 47,3 por ciento. Esta circunstancia es contraria a la realidad nacional, donde la proporción de empleadas jóvenes ha descendido, lo cual no es de extrañar si se tiene en cuenta el crecimiento la evolución del paro juvenil a finales de año. De este modo, alcanzó el 46,3 por ciento a nivel nacional y el 42,1 de las jóvenes en Castilla y León.
 
Asimismo, las mujeres de más de 40 años aumentaron su peso en el total de contrataciones realizadas en Castilla y León. Si en 2010 representaron un 23,9 por ciento, en 2011 supusieron un 25,8 por ciento del total. Este crecimiento interanual confirma una tendencia que se dibuja desde que comenzó la crisis: cada año crece el número de amas de casa que buscan trabajo para ayudar en la economía doméstica, ya sea por aportar un sueldo adicional en casa o porque su cónyuge se encuentra en situación de desempleo.
 
Por edades, las mujeres que comprenden entre 31 y 35 años representan un 16,9 por ciento del total de las contrataciones realizadas, seguidas de las de entre 36 y 40 años, que suponen un 13,2 por ciento. Además, del total de las mujeres contratadas por Adecco, más de la mitad (62,1 por ciento) posee estudios elementales, frente a un 14,7 con estudios universitarios (6,1 licenciadas y 8,8 diplomadas). Por otra parte, el colectivo de empleadas con estudios de Formación Profesional (técnico medio y técnico superior) representa un 8,8 por ciento del total de contratadas, mientras que un 14,2 tiene estudios secundarios.
 
Por sectores
 
Un año más, el sector servicios es el mayor generador de empleo femenino en Castilla y León. Durante 2011 ha dado trabajo a más de la mitad de las mujeres castellanas y leonesas contratadas por Adecco. En concreto, a un 51,4 por ciento. El segundo sector que más emplea a las féminas regionales es la industria, con el 35,9 por ciento. A estas áreas de actividad les sigue la agricultura, con un 7,2 por ciento, la hostelería y la construcción, con un 5,4 y un 0,1 por ciento, respectivamente.
 
La mujer trabajadora ocupa diversas posiciones dentro del mercado laboral regional. Dentro del sector servicios, que es el que tiene un mayor peso en Castilla y León, los perfiles más habituales son el de teleoperadora (26,4 por ciento) y auxiliar administrativa (15,7). En cuanto al industrial, el perfil más habitual es el de peón, con un 59,8 por ciento. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído