La falta de trabajo está llevando a muchos españoles a pensar en emigrar al extranjero en busca de nuevas oportunidades laborales. Al llegar las últimas semanas del verano, la vendimia francesa es uno de los principales destinos, también para numerosos salmantinos que presentan solicitudes por internet. Así, durante los últimos años se ha incrementado la cifra de personas que acuden al vecino país para desempeñar una labor temporal que puede reportar un importante ingreso económico.

Y es que una jornada laboral de 35 horas semanales a 9,40 euros la hora y el cobro de las horas extra, que siempre hay en el campo, permiten que un jornalero gane en el mes de la vendimia más de 1.500 euros. De hecho, las condiciones laborales y las ayudas familiares pueden traducirse en un ingreso de hasta 1.800 euros por el trabajo de un temporero durante 20 o 25 días. En cambio, en España por ejemplo un temporero de la aceituna gana unos 6 euros la hora y carece de otro tipo de ayudas.

En el conjunto de España, la crisis económica se ha traducido en un aumento de peticiones para ir a trabajar a la vendimia francesa, a la que acudían entre 2004 y 2007 cerca de 11.000 temporeros procedentes de España al año, una cifra que en 2008 alcanzó los 12.000; se llegó a los 13.500 de 2009; los 14.000 en 2010 y los 14.500 en 2011. No obstante, la oferta de trabajo es menor, pues el descenso de la cosecha de uva en Francia, que se calcula entre un 10 y un 12% menos que la del pasado año, ha hecho que se queden fuera muchas peticiones.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído