El quince por ciento de los salmantinos afirma haber dado de baja su seguro de salud por la crisis, según un estudio realizado por rastreator.com. La diferencia entre el precio mínimo y máximo de la misma póliza de un seguro de salud puede alcanzar un 90 por ciento y, en el caso de seguro dental, se registran diferencias en el precio cercanas al 70 por ciento.

"Creemos que en lugar de dar de baja el Seguro de Salud, las familias deberían saber que por poco dinero al mes pueden contar con una buena póliza que cubra a todos los miembros ante posibles imprevistos médicos. Además, las compañías han comenzado a lanzar ofertas muy competitivas de cara al final de año, coincidiendo con la renovación de las pólizas, por lo que comparar se convierte en un factor fundamental", afirma el informe.

Una joven de 35 años embarazada de un mes desea contratar un seguro médico privado con el fin de asegurarse una asistencia sanitaria eficaz durante el embarazo y el parto. Pide 120 presupuestos a diez compañías aseguradoras distintas y se encuentra con que en diez ocasiones no le aseguran. Puede parecer un error pero no lo es. El motivo es precisamente estar embarazada. Curiosamente, cuando sí la admiten como cliente, las compañías analizadas le aplican un periodo de carencia (sin cobertura médica) de un mínimo de 8 meses y de un máximo de 24, según la entidad. En todos los casos, la mujer corre el más que razonable riesgo de que el seguro privado no cubra el alumbramiento del hijo que espera, pero sí de los futuros (si los hay).

En líneas generales, las diferencias en los precios entre las aseguradoras tienen que ver con el número de prestaciones que cada una ofrece al contratar una póliza. Aun así, se ha comprobado que las pólizas más completas incluyen en los cuatro perfiles las prestaciones más básicas (a elegir entre medicina primaria, pediatría, especialidades médicas, hospitalización, urgencias y pruebas diagnósticas), mientras que la tendencia de la mayoría de las compañías en los seguros más básicos es la de no incluir la hospitalización. 

Y es que el sexo, la edad, la salud, el lugar de residencia y el tipo de póliza que se contrate condicionan el precio final de un seguro médico privado. Pero también influye mucho la compañía con la que se contrate la póliza. La tarifa media del seguro más básico puede variar entre un 48% y un 58% en función de la aseguradora que se elija.

Así, el estudio ha comprobado que mientras un soltero de 35 años paga una prima mensual media de 46 euros al mes, este coste aumenta hasta los 65 euros en el caso de una mujer de 35 años embarazada. Asimismo, la prima también se incrementa cuando se rondan los 60 años, puesto que un matrimonio de esta edad puede pagar una media de casi 90 euros por persona al mes. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído