Ausbanc Consumo, o la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios, nace de la iniciativa privada. Sin ánimo de lucro, se constituye un 15 de noviembre de 1986. Desde entonces, con los medios materiales disponibles y el esfuerzo llevado a cabo por sus integrantes, Ausbanc ha conseguido a lo largo de sus más de 25 años importantes logros en la defensa y consolidación de los derechos y legítimos intereses de consumidores y usuarios. No solo conformando ante los tribunales de justicia un cuerpo de doctrina jurídica y jurisprudencia que han permitido una tutela efectiva de los derechos de sus asociados y del conjunto de los usuarios en general, sino también impulsando normas y leyes que confieran una protección efectiva.

Al margen del mayor de los reconocimientos que supone el crecimiento en número de asociados y los éxitos judiciales y normativos que acogen las tesis que se defienden y pretenden desde Ausbanc, hay otros ámbitos, como el de la labor de difusión e información a los consumidores, en los que la organización obtiene un importante reconocimiento. Ejemplo de ello, las numerosas guías que ha editado la organización junto con libros o folletos informativos dedicar a mejorar la educación financiera y a la trata de diversos temas de interés como el comercio electrónico y redes, telefonía o arbitraje de consumo.

 

Con presencia en casi una treintena de provincias, ha trabajado y así sigue en asuntos como la cláusula de suelo, los ‘swaps’ o sobre abusos en telefonía. Pero, quizás, ha destacado su labor en acciones encaminadas a que los usuarios recuperasen el dinero invertido en participaciones preferentes. En 2003 se abrió la comercialización de este tipo de productos a pequeños inversores y en 2008 las entidades bancarias se lanzaron a su comercialización masiva por la falta de tenencia de capital que provocó. Vendidas dichas participaciones como ahorro con atractivos intereses se convirtieron en una herramienta con la que era posible perder todos los ahorros invertidos.

 

Así las cosas, Ausbanc lanzó una importante campaña de demandas individuales interpuestas por la organización contra las entidades financieras comercializadoras. Hasta entonces, han ganado más de una veintena de sentencias en los tribunales en que lo que se analiza es el error en el consentimiento de una persona que firma un contrato sin conocer su trascendencia. En marzo del presente año, Ausbanc Salamanca anunciaba que en la provincia habían resultado favorables, en este sentido, hasta cuatro resoluciones favorables que permitieron recuperar el dinero en preferentes y obligaciones subordinadas a los demandantes. Tres de ellas en los juzgados de la capital y una de ellas en la ciudad de Béjar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído