La muerte tiene un precio. Por eso, la crisis también se nota a la hora de despedir a los seres queridos, algo que se pone de manifiesto en el Día de Todos los Santos. Las familias han reducido su gasto hasta un veinte por ciento en la elección de las lápidas, las flores y las coronas. Todo ello pese a que muchas empresas funerarias están ajustando sus precios al ver cómo se apunta hacia el material más barato.
 
El precio de los ataúdes varía entre los 660 y los 7.800 euros, con un gasto medio que oscila los 1.000 euros. Las coronas de flores se pueden encontrar por 150 euros las más baratas y 700 las más caras, y las flores no suelen pasar de 250 euros. El ahorro a la hora de elegir puede alcanzar los 700 euros, y es que un funeral puede alcanzar los 2.500 euros, por lo que los salmantinos buscan reducir su coste en los accesorios.
 
El cementerio de San Carlos Borromeo se encuentra actualmente al cien por cien de su capacidad, por lo que ya no hay más plazas y se debe acudir al nuevo cementerio de Tejares, el Virgen de la Salud. Allí, según datos actualizados a finales de octubre, hay 900 sepulturas, 1.400 nichos y 950 columbarios disponibles.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído