En primer lugar, y es nuestra prioridad, trasladamos nuestro apoyo a Teresa Romero, reconociendo su generosa labor incluso a riesgo de su salud. Todos deseamos su pronta recuperación. Gobierno de España y Comunidades Autónomas consideramos que, frente a la Enfermedad por el virus Ébola y la situación generada por el caso acaecido, es muy necesario:  desarrollar  con el máximo rigor y la mayor transparencia una política informativa en un tema de tanta sensibilidad para la opinión pública; proseguir con la investigación de lo que ha podido ocurrir para identificar qué se puede mejorar en el manejo de una enfermedad que no es conocida en beneficio de la seguridad de la población, que se hará pública.
 
Del mismo modo, nos comprometemos a profundizar en un marco de unidad y colaboración, que es el principal instrumento de prevención y resolución de situaciones de riesgo, como ocurre en todos los casos, pero aún más en los de carácter sanitario. Destacamos la importancia de la creación de un Comité Especial Interministerial para la gestión en España de la enfermedad por el virus Ébola, intersectorial y de carácter transversal  así como de un Comité Científico que ayudará en las tareas a este Comité Especial.
 
La continuación y el refuerzo de las actuaciones coordinadas entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas, se realizará en el marco de la Comisión Nacional de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se convertirá en punto de contacto en tiempo real para el intercambio de información sensible.
 
Queremos, porque asumimos que esa es nuestra obligación, responder de forma anticipada a las situaciones que pudiesen crearse, siempre con el marco de los protocolos y directrices que marcan tanto la Organización Mundial de la Salud como la Unión Europea y que son de aplicación en todos los países del mundo que tratan pacientes con esta enfermedad, revisándolos para reforzarlos  para la máxima seguridad de nuestros ciudadanos y profesionales.
 
Trasladamos nuestro compromiso de apoyo a la OMS, UE y organizaciones sanitarias que bajo los criterios de estas instituciones están operando en los países africanos afectados por la alerta internacional por Ébola. Se ha acordado trasladar a la UE la consideración de incorporar expertos al Comité de Seguridad Sanitaria para las tareas de coordinación  en el terreno donde se localizan los focos de la enfermedad y abordar las reformas estructurales necesarias en estos países.
 
Hemos acordado también incrementar, más allá de los requerimientos de protocolo, la tarea de información pública oficial acerca de las medidas preventivas que se debiesen adoptar, así como de la forma en que se presentan los síntomas de la enfermedad, instrumentando para ello los medios telemáticos, de contacto directo y de información pública que sean precisos sumando el apoyo de portavoces científicos.
 
Creemos necesario, también, transmitir a la opinión pública la unidad de criterio, la confianza que  todos los responsables de las distintas administraciones públicas tenemos en los profesionales sanitarios, ya que cuentan con la formación, la capacitación y la dedicación necesarias para afrontar cualquier problema de salud pública. Seguiremos intensificando nuestra colaboración y el intercambio de información con ellos, en el respaldo del ejercicio de sus funciones. Esa confianza la extendemos a los procedimientos que hemos acordado con ellos, tanto en lo relativo a la información sobre la situación epidemiológica, como en lo referente a la atención y a los protocolos de aislamiento, basados en estándares internacionales que se revisan y actualizan permanentemente y que compartimos a través de los sistemas de alertas sanitarias de España y de Europa en cada uno de los nuevos hitos que se produjesen, siempre basados en  evidencia científica y avalados a nivel mundial por parte de todos los organismos implicados.
 
Pese a que, con los datos en la mano, nuestro país presenta un riesgo muy bajo por la ausencia de rasgos epidemiológicos en relación con la Enfermedad por el virus Ébola queremos expresar nuestra voluntad de seguir tomando las medidas de control y vigilancia epidemiológica, sin escatimar medios ni esfuerzos, de acuerdo con los criterios europeos y de la OMS.
 
Queremos, no obstante, enviar un mensaje unánime y conjunto de tranquilidad a la sociedad y hacer un llamamiento al conjunto de los ciudadanos para que mantengan los hábitos cotidianos con total normalidad.
 
Desde el Consejo Interterritorial de Salud queremos transmitir a los ciudadanos las máximas garantías de que Gobierno y Comunidades trabajamos en todas las medidas previstas basadas en evidencias científicas, en defensa de la salud y del interés general en un marco de coordinación y transparencia máximas.
 
Del mismo modo, Gobierno y Comunidades Autónomas, conscientes de la existencia de un posible sentimiento de incertidumbre en relación a la posible extensión de la enfermedad, queremos recordar a la sociedad que las administraciones sanitarias cuentan con los medios humanos y técnicos más adecuados para hacer frente a cualquier situación que se pueda plantear.
 
Por eso, hacemos un llamamiento a la máxima responsabilidad de instituciones, medios de comunicación y sociedad civil en general para evitar situaciones que pudiesen generar una alarma injustificada en un asunto que merece el máximo rigor".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído