Los concejales de Patrimonio y Medio Ambiente, Carlos García Carbayo y Emilio Arroita, han asistido a la prueba de los materiales para la limpieza de las pintadas vandálicas de la Plaza Mayor. Mediante productos menos agresivos, que respetarán la integridad de la famosa y valorada piedra de Villamayor, los graffitis ilegales pueden eliminarse en poco tiempo. Carlos García Carbayo ha insistido en que se seguirá luchando contra esta lacra. "Ya se ha reforzado la vigilancia policial", ha recordado. "Ya hemos podido identificar a algunos de los graffiteros más activos de la ciudad".

Además, seguirán desempeñando labores de concienciación entre jóvenes y niños, como se ha venido haciendo hasta ahora, dentro de un proyecto de respeto al patrimonio de la ciudad de Salamanca. De forma paralela, ha indicado que "se seguirán fomentando los graffitis legales, que ya pueden verse en muchas vallas de la ciudad". Mediante esta inciativa, los graffiteros podrán dar rienda suelta a su creatividad, sin perjudicar las paredes y monumentos, y caer en el vandalismo más vulgar.

Por su parte, Emilio Arroita ha subrayado que las penas para estos delitos se endurecerán. Aunque la ley seguirá siendo la misma, aplicarán la pena muy grave en todo caso, en lugar de la grave, lo que supondrá que la multa será la máxima, de tres mil euros. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído