Tras una evaluación del puente Enrique Estevan, con motivo de su próximo centenario en octubre, el Ayuntamiento ha decidido poner en marcha lo antes posible las obras necesarias para su completa restauración. El alcalde ha presentado el proyecto junto con dos de los ingenieros de caminos responsables, José Luis Martínez y José A. Martín Caro. Aunque los cimientos se encuentran en buen estado, se ha encontrado corrosión en distintas zonas que será necesario paliar.

Del mismo modo, se impedirá el acceso del agua al puente para evitar futuros daños similares. Además se llevará a cabo un saneamiento y una limpieza general. la novedad que cambiará permanentemente el acceso al puente es la nueva limitación de velocidad, que se reducirá a 30 km/h en toda la estructura. El motivo es que cuanto mayor es la velocidad que lleva un vehículo, mayor el peso que ejerce. De este modo se evitará que la arquitectura sufra. 

En cuanto a las aceras, el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, ha declarado que se creará un pavimento antideslizante, siempre pensando en el beneficio de los peatones, y atendiendo a las demandas vecinales. Se mantendrá por otro lado el permiso de circulación del mismo tipo de vehículos que anteriormente, incluyendo autobuses. El presupuesto de la obra será de más de 930.000 euros, de los cuales se destinarán 534.000 euros aproximadamente a una primera fase de reparación estructural, y unos 400.000 euros al acondicionamiento, que incluye la pintura y todo lo referente a la barandilla, entre otras cosas. 

Los plazos de obra se estiman de aquí a un mes para conseguir los permisos. Después, el alcalde ha dicho que se destinarán 3 meses a la contratación, y que se espera que la obra esté finalizada antes del próximo verano. Durante ese tiempo, los cortes de tráfico en el puente Enrique Estevan serán únicamente puntuales, según lo requiera la reforma ue se esté realizando en ese momento. 

El ingeniero de caminos José Luis Martínez ha especificado los detalles de la restauración, recordando antes su construcción desde 1902 hasta 1913. El ingeniero ha concretado que el puente está hecho de acero soldable, un material que lo hace muy ligero, lo cual dificulta la obra. Está compuesto por 6 vanos, cada uno de ellos formado por 5 arcos metálicos. También ha asegurado que la sillería granítica que lo compone está en perfecto estado, confirmando nuevamente que los daños se limitan básicamente a zonas afectadas por la corrosión, que se crea debido al cloruro sódico que se filtra cuando se vierte sal sobre el puente en épocas de nevada.

A estos daños se les conoce como durables, lo que significan que son normales y vienen dados por el paso del tiempo. Además de evitar que la sal llegue al punte desde las aceras, se eliminarán las juntas que producen ligeros escalones en su recorrido, baches que habitualmente hacen que los conductores perciban la vibración de la estructura, y que además la dañan al pasar por encima. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído