El Consejo de Administración de Banco CEISS (Banco España-Duero) ha valorado positivamente el acuerdo alcanzado con la mayoría de los representantes de los trabajadores, y entiende que esta medida, junto a otras decisiones en las que se está trabajando, contribuye a garantizar el futuro de la entidad financiera. El acuerdo fue suscrito la noche del día 8 por UGT y CSICA, que ostentan el 71% de la representación sindical. No obstante, Banco CEISS confía en que se sumen antes del lunes CCOO y UEA, con los que se alcanzaría prácticamente el cien por cien de la representación. 
 
A partir de ahora la entidad pondrá en marcha un expediente de regulación de empleo que supondrá la desvinculación de 1.230 empleados, frente a los 1.502 inicialmente planteados. Un ERE que forma parte del conjunto de exigencias impuestas por las autoridades comunitarias al Gobierno de España en diciembre pasado. Por eso, el Consejo del banco ha destacado "el esfuerzo y las aportaciones realizadas por los representantes sindicales, así como el clima constructivo y leal en que se han desarrollado las reuniones durante todo el proceso de negociación".

Condiciones del acuerdo

En concreto, el acuerdo contempla que la rebaja salarial que sufrirán los trabajadores que se queden en la empresa será de un nueve por ciento, cuatro puntos menos que lo planteado en la reunión anterior. Además, los representantes sindicales lograron un aumento de la cuantían que percibirán los empleados que se acojan al sistema de bajas incentivadas al pasar de 15.000 a 20.000 euros más otros 700 por año trabajado. A eso habría que sumar una indemnización de 30 días por año en la empresa hasta un máximo de 22 mensualidades. Desde los sindicatos se calcula que entre 300 y 400 trabajadores podrían optar por desvincularse de la entidad.
 
Además, se contempla la suspensión durante tres años de la aportación de cada empleado al plan de pensiones y la congelación durante el mismo periodo de la antigüedad laboral, las retribuciones variables y las ayudas a los estudios. De igual forma, quedaría suspendida la aportación al fondo social de la entidad y se eliminaría el plus salarial por antigüedad que cada empleado recibía al cumplir los 25 años en la empresa.
 
En lo que respecta a las jubilaciones anticipadas, a las que podrían acogerse unos 600 trabajadores, casi la mitad del total de las bajas, afectarían a los empleados que tengan 57 o más años que, de acogerse, continuarían percibiendo hasta los 63 un 60 por ciento de su salario partiendo de un mínimo de 25.000 euros hasta un máximo de 40.000.
 
Finalmente, el acuerdo establece que 150 empleados soliciten la suspensión de contrato. Quienes lo hagan percibirían por parte de Ceiss un 20 por ciento del salario durante 24 meses. En el caso de que no se cubriera voluntariamente esa cifra, se producirían suspensiones contractuales forzosas rotatorias por periodos de seis meses. Así las cosas, se calcula que el número de bajas forzosas podría quedar reducido a unas 200, que afectaría principalmente a los puestos de trabajo situados en zonas de expansión y a las sedes centrales de la entidad ubicadas en León, Salamanca y Madrid.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído