En los polígonos industriales había movimiento ya pasadas las cinco de la madrugada. Los representantes de los sindicatos estaban moviendo los contenedores para intentar cortar el tráfico e impedir el acceso a las naves. Además, arrojaron alambre con espino en la carretera. Como curiosidad, varios sindicalistas circulaban sin cinturón de seguridad cuando se dirigían al polígono de Los Villares, por lo que fueron multados por la Guardia Civil de Tráfico. También fueron sancionados otros que intentaron arrojar botes de pintura en la fachada de una nave.

Pasadas las siete de la mañana, los piquetes se situaron a la entrada del polígono desde Salamanca para impedir la circulación de vehículos, montando incluso una barricada con la quema de madera y ruedas. El dispositivo policial era importante y se produjeron algunos momentos de tensión cuando un grupo de jóvenes colocó contenedores en la rotonda, haciendo además de arrojarlos a los agentes. Pero los secretarios provinciales de UGT y CCOO, Agustín Rodríguez y Emilio Pérez, intervinieron para calmar los ánimos.

Los Bomberos de Salamanca también acudieron hasta el lugar para sofocar las llamas de las barricadas, mientras crecía la tensión en torno a las ocho de la mañana. Pero, cuando parecía que la situación podía desembocar en altercados mayores, los sindicatos decidieron marcharse del lugar en dirección hacia la estación de autobuses y el campus universitario. Eso sí, dejando un rastro de cristales en toda la rotonda, contenedores vaciados y botellas rotas desparramadas por la calzada. Mientras tanto, vehículos y camiones accedían al polígono desde la entrada de la carretera de Cabrerizos, la de Villares y desde la circunvalación de la autovía hacia Valladolid para acudir a sus puestos de trabajo.

SALAMANCA24HORAS ampliará esta información según transcurra la jornada de huelga general y les ampliará a lo largo de la mañana la galería fotográfica de todo lo acontecido.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído