Cientos de refugiados sirios llegan cada día a la isla griega de Lesbos huyendo de la guerra y sus conflictos. Sus costas, a veces por desgracia, una morgue. Hoy mismo, dos barcas han naufragado con inmigrantes en su intento de alcanzar las islas de Farmakonisi y Kalolimnos. El resultado, 21 muertos. Varios grupos de bomberos españoles trabajan, desde el pasado mes de diciembre, para evitar este drama. Entre ellos, pertenecientes a la ONG G-Fire, dos salmantinos.

Álvaro y José Luis llegaron a la ciudad de Mytiline a principios del mes de enero. Tras quince días intensos de ayuda humanitaria y de horas acumuladas sin dormir, han expuesto este viernes su experiencia. ?Nuestra labor ha sido la de guiar y orientar a las embarcaciones que llegaban por refugiados para que pudieran alcanzar la costa por los sitios más seguros. Basta el sentido común y la humanidad para prestar el apoyo necesario a las personas que alcanzan las playas?.

Pese a este trabajo, aseguraron, la precariedad y las diferentes circunstancias que acompañan a cada embarcación hacen que se produzcan situaciones de más o menos riesgo. ?Bien porque quedan a la deriva cerca de la costa, bien porque han llegado a una zona de rocas o un acantilado, porque el oleaje dificulta el desembarco, por el frío o por la combinación de estos y otros factores?, indicaron.

Lamentaron que hasta ahora no hayan contado con ayuda institucional de ningún tipo. ?Nuestra financiación proviene de los donativos de personas privadas que han decidido apostar por esta causa y del dinero aportado por nosotros mismos. La ONG nos ha pagado el apartamento y el coche que utilizamos allí, pero nosotros nos costeamos los viajes?. Sin embargo, no será causa para que sigan desempeñando su labor y ya planean relevar a los compañeros que en estos momentos se encuentran allí ?hasta que la financiación y la situación lo permita?.

Lo más dramático para ellos, ver como muere gente en el intento de cruzar los escasos cinco kilómetros que separa Lesbos de Turquía. ?En las barcas viajan personas con discapacidad, niños y enfermos que a veces mueren ahogados o por hipotermia a causa del frío?. No obstante, siempre quedará también lo más gratificante. Una de cal y otra de arena. ?Lo que más nos llamó la atención es que nos agradecieran tanto el que hiciéramos nuestro trabajo. Enseguida te abrazaban o te decían ?hi my friend? cuando les ayudas a bajar de la embarcación?.

PARA COLABORAR CON LA CAUSA DE G-FIRE

Cajamar Caja Rural - IBAN: ES43 3058 5201 5527 2001 0749

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído