Castilla y León contará en los próximos años con una red de cinco puertos secos, vinculados a otros tantos muelles del Cantábrico y Atlántico (Portugal), con la puesta en marcha de tres áreas en Pancorbo (Burgos), Salamanca y Valladolid, que servirán para completar los servicios de la red Cylog, que ya cuenta con siete enclaves logísticos operativos. Además, estas cinco bases de la Comunidad formarán parte del Eje Atlántico de la Red Transeuropea de Transportes (RET-T), que deberá estar lista en 2030.
 
Estos puertos secos, que se suman a los de Burgos y Venta de Baños (Palencia), completarán la capacidad de almacenaje de mercancías, ‘hinterland’, de los puertos marítimos, liberando espacio en las instalaciones portuarias. Además, servirán de punto intermedio de la red de distribución, en la meseta, desde donde podrán viajar al centro, sur y a la fachada mediterránea. Cuentan con conexión ferroviaria y viaria con sus terminales en la costa y disponen de un servicio de aduana, que permite posponer el control y agilizar la salida de las mercancías hacia su destino, contribuyendo a descongestionar las operaciones.
 
Actualmente, la Comunidad cuenta con dos terminales intermodales de interior, situadas en Villafría (Burgos) y Venta de Baños, si bien, la primera es la que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años, mientras la segunda está vinculada prácticamente a la automoción. En el primer trimestre de este año se contratará la construcción de la terminal de Pancorbo con el objetivo de que esté operativa en 2013. También, podría ser el año del despegue del puerto seco de Salamanca, pendiente de la redacción del proyecto y de la adjudicación de las obras. De momento, el enclave vallisoletano es el que tiene el futuro más incierto, ya que sólo forma parte de los planes de futuro del puerto de Santander.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído