Pese a que hace unos años las bolas chinas sólo se vinculaban a la idea de un juguete sexual, hoy en día su uso se ha expandido y se ha convertido también en un elemento muy recomendado por los sanitarios a las mujeres que presentan casos clínicos de incontinencia urinaria así como para el restablecimiento del suelo pélvico tras el parto.
 
Así lo asegura una joven matrona, “Cuando hay laxitud de los músculos, lo que hacen las bolas es aumentar el músculo de la pelvis y disminuye la incontinencia. Además, ayuda a subir el útero”.
 
Las bolas chinas se están recomendando en las consultas médicas en un procedimiento sencillo. Cuando una mujer acude a la consulta con problemas de incontinencia, lo primero que se hace es un test de fuerza muscular en la pelvis. Así, el primer ejercicio que debe realizar es el de Kegel -contracción del músculo pubocoxígeo- y como complemento al mismo también se recomienda el uso de la bola china “que lo que hace es favorecer la contracción de dicho músculo”.
 
El ejercicio de Kegel debe realizarse 15 veces 4 o 5 veces al día, mientras que las bolas realizan el mismo mecanismo y la recomendación es dar un pequeño paseo con ellas introducidas en la vagina.
 
Farmacias y parafarmacias
 
El aumento del uso de las bolas chinas -hay diversos modelos pero las más frecuentes son dos pequeñas bolas unidas entre sí por medio de un cordón o hilo de material flexible- se refleja también en el hecho de que hoy en día pueden adquirirse en farmacias y parafarmacias.
 
El cuanto al placer sexual, la joven matrona asegura que “es lógico que si tienes tu suelo pélvico más fortalecido, aumenta la satisfacción”.
 
También existen otros tratamientos para fortalecer como son los conos vaginales -que aumentan la fuerza del músculo- o la electroestimulación. 
 
Suelo pélvico
 
El suelo pélvico es un gran desconocido para la población en general y su correcto estado es realmente importante para la calidad de vida de las mujeres. Se trata de un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos como son vejiga y uretra, útero y vagina, y recto en la posición adecuada. La debilitación del suelo pélvico puede producir incontinencia urinaria y pérdida de sensibilidad en las relaciones sexuales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído