El 27% de los padres españoles augura que la situación financiera de sus hijos será peor que la suya. Es una de las conclusiones del Informe Europeo de Pagos de Consumidores elaborado por Intrum Justitia a partir de los datos recogidos en una encuesta realizada para poder testar la salud financiera de los hogares.

Así, del informe se desprende que llegar a fin de mes para los ciudadanos europeos continúa siendo un reto: el 16% de los encuestados españoles no ha podido pagar a tiempo al menos una factura en los últimos doce meses, un dato positivo si se compara con la media europea (44%) o con Grecia, donde el 78% de la población afirma haber pasado esta situación.

El 11% de los españoles dejó de pagar más de cinco facturas.  Las razones del retraso en los pagos varían, pero en el caso de los españoles, el 63% alega que es por incapacidad, es decir, que no tiene dinero para hacerlo. Cuando ocurren estos problemas, los afectados recurren a pedir prestado dinero: el 19% de los españoles tuvo que hacerlo en el último medio año, cuatro puntos por encima de la media europea: la mitad de los que pidieron prestado dinero recurrieron a la familia como fuente de financiación principal, por el 39% que acudió al banco y el 15% que solicitó un crédito online.  Pese a cumplir con la obligación de abonar las facturas, el 43% asegura que después de pagarlas, le preocupa que no le quede suficiente dinero.

Fuente de financiación

Además, el 27% de los encuestados en España todavía tiene miedo a abrir el buzón y encontrarse con más facturas, un porcentaje que ha descendido casi 20 puntos desde 2013, cuando con esa afirmación se sentían identificados el 46% de los españoles. 

Por otra parte, más de la mitad de los participantes en la encuesta (52%) ahorran dinero con regularidad, ya que sin dinero ahorrado la situación financiera puede resultar arriesgada: así, el 74% de los españoles que logra ahorrar lo hace por motivos de prudencia, para poder hacer frente a imprevistos.

Una situación financiera que los padres españoles creen que será peor para sus hijos. Así lo afirma el 27% de los encuestados, quizás porque el 47% de los jóvenes desempleados de menos de 25 años se plantean emigrar en busca de un futuro financiero mejor, una opinión que comparte el 29% de los jóvenes de entre 18 y 24 años. 

Jóvenes pensando emigrar

Las finanzas, además del futuro de la juventud europea, afectan también a la situación de las parejas. Así, el 20% de los encuestados en España asegura que los motivos económicos son los que les obligan a prolongar la relación, cinco puntos por encima de la media europea pero por debajo de Francia, que lidera esta curiosa clasificación con un 37%. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído