La comida rápida tiene éxito entre la población. ¿Los motivos? La agilidad del servicio, su precio asequible y la flexibilidad de horarios. Pero tiene su cara menos amable: es comida poco saludable porque en pequeñas cantidades concentra muchas calorías, las vitaminas y la fibra brillan por su ausencia en estos menús mientras que la cantidad de grasas y colesterol es alta.

Los datos muestran que en nuestro país cada vez consumimos más fast food y el crecimiento es más rápido que en otros países industrializados. Sin embargo, también es cierto que en los últimos tiempos, las cadenas de comida rápida, motivadas por la mayor preocupación de la sociedad por su salud, introducen elementos saludables en sus menús. Eroski Consumer ha querido comprobar la calidad dietética de estos menús, aparentemente más benévolos.

Para ello, se analizaron las propuestas seudosaludables en diez ciudades: A Coruña, Barcelona, Bilbao, Logroño, Madrid, Pamplona, Donostia-San Sebastián, Sevilla, Valencia y Vitoria. Se decidió dejar de lado las grandes franquicias ya que los resultados hubieran sido poco dispares. En su lugar, se fijó la atención en establecimientos tradicionales y locales que incluyen en sus cartas hamburguesas, bocadillos, sándwiches, pizzas, platos combinados...

Durante la observación, en cada una de las ciudades, se solicitaron diez menús saludables de comida rápida (un plato principal, una guarnición o un entrante, una bebida y un postre); tres en los que el elemento principal fuese la hamburguesa, tres la pizza, dos el bocadillo y dos el kebab. Se solicitaban los menús más saludables (ya fuesen de hamburguesa, pizza, bocadillo o kebab), es decir, pedían al empleado del establecimiento que fuese él quien les aconsejase sobre qué era lo más saludable.

El centenar de menús seudosaludables analizados obtuvo una valoración media de 'aceptable'. Dos de cada tres aprobaron el examen de calidad dietético. Entre los suspensos, un 21% se quedaba en el 'regular', un 11% en el 'mal' y un 1% en el 'muy mal'. Por el contrario, entre los aprobados, un 34% lograba el 'aceptable', y solo un 27% el 'bien' y un 6% el 'muy bien'. Por tipo de menú, los que incluían bocadillo se calificaron con un 'bien', mientras que los de hamburguesas y pizzas se quedaron en el 'aceptable' y los de kebabs en el 'regular'.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído