Los Presupuestos Generales del Estado para 2012 recogen cambios en el Impuesto sobre las Labores del Tabaco, pues se modifican algunas definiciones y, en el caso de los cigarrillos, se revisa la estructura del impuesto, incrementando el peso del componente específico frente al componente 'ad valorem', que se reduce en dos puntos.

Los cigarrillos serán gravados por un tipo proporcional del 55 % y un tipo específico de 19 euros por cada 1.000 cigarrillos, mientras que en la picadura para liar el proporcional será del 41,5 % y el específico de 8 euros por kilo. El incremento del primero supone elevar la imposición de la cajetilla de tabaco desde 0,254 euros a 0,38. El descenso de dos puntos porcentuales en el impuesto proporcional supone rebajar la imposición de una cajetilla de tabaco que cuesta 3,75 euros en 0,075 euros, desde 2,137 euros a 2,062.

 
La consecuencia inmediata de esta modificación será una subida del precio de las cajetillas de entre 20 y 30 céntimos, en función de las marcas, durante los próximos días. Y es que ya la anterior vez que el Gobierno subió el impuesto específico (de 10,2 a 12,7 euros por cada mil cigarrillos) los fabricantes subieron los precios hasta 40 céntimos. De esta forma, una cajetilla de Winston, la marca más vendida del mercado durante el mes de enero (27,29 millones de cajetillas) pasaría a costar entre 4,05 y 4,15 euros; la de Marlboro, la segunda favorita de los fumadores, entre 4,45 y 4,55 euros; la de Fortuna, entre 4,05 y 4,15 y la de Ducados Negro, entre 4,15 y 4,25 euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído