Dejar de pagar comisiones es uno de los principales objetivos del cliente bancario. Sin embargo, no todo el mundo lo consigue, a pesar de que durante los últimos años la mayoría de las entidades han incluido una cuenta gratuita en su oferta de productos. Según datos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, solo nueve entidades del panorama financiero español no publicitan una cuenta sin comisiones.

La variedad de cargos que nos puede repercutir el banco y la dificultad para anticipar el coste total de ciertas comisiones, como la de administración o las relativas a los descubiertos, hacen que averiguar cuánto le vamos a pagar al banco por nuestra cuenta corriente sea una tarea complicada y no siempre fácil de calcular. El coste final de una cuenta responde al uso que le demos y no siempre es fácil de predecir, de ahí que un mismo producto pueda resultar interesante para un cliente y muy caro para otro.

¿Cuánto nos cobra el banco cada año?

El comparador HelpMyCash.com ha estrenado una calculadora de comisiones gratuita (https://www.helpmycash.com/cuentas/cuentas-sin-comisiones/#calculadora)
 que nos permite saber cuál es el coste real de nuestra cuenta corriente, teniendo en cuenta tanto las comisiones fijas del producto como los costes relativos a nuestra operativa. Además, la calculadora nos ofrece alternativas con las que poder ahorrarnos las comisiones que pagamos al banco mediante un informe personalizado.

Un cliente con una operativa mediana que realice dos transferencias mensuales, disponga de efectivo en los cajeros de otro banco dos veces al mes y anote 20 apuntes mensuales en su cuenta podría pagar de media 112 euros al año, según los datos que recoge el comparador. Si además le añadimos el ingreso de un cheque cada mes, la cifra aumenta a 121 euros y si incluimos también un descubierto al año de 50 euros durante siete días, entonces el coste medio se dispara hasta los 163 euros. 

La buena noticia es que reducir esa cifra casi en su totalidad es posible cambiando a un banco sin comisiones. Incluso es posible evitar las comisiones asociadas a los descubiertos, que por lo general son las más complicadas de esquivar y que pueden suponer un desembolso muy elevado. Un ejemplo, un descubierto de 50 euros durante una semana en Banco Santander costaría 57,13 euros, según los datos que publica la propia entidad (39 euros en concepto de reclamación, un 4,50 % con un mínimo de 18 euros por la concesión del descubierto y un interés sobre el saldo dispuesto del 9,57 %). En cambio, en ING Direct el coste del descubierto re reduciría hasta 25,11 euros y en EVO Banco los titulares de la Cuenta Inteligente EVO pagarían únicamente 10 céntimos.

¿Cambiar de cuenta o cambiar de banco?

La mayoría de los bancos disponen de una cuenta sin comisiones, por lo que no debería ser difícil dejar de pagarlas. Si aún formamos parte del grupo de clientes que paga comisiones por su cuenta, sus tarjetas y por la operativa básica podemos acudir a nuestra entidad, lo más probable es que el banco disponga de una cuenta sin mantenimiento ni gastos por apuntes. De hecho, es posible ahorrarse más de un centenar de euros sin cambiar de banco, únicamente cambiando de cuenta. Eso sí, quizá a cambio nos exijan cumplir ciertos requisitos de vinculación.

No obstante, no solo hay que fijarse en las comisiones de administración y de mantenimiento. El precio de la operativa básica (transferencias, ingreso de cheques, coste por utilizar otros cajeros?) y las cuotas de las tarjetas son igual de importantes. De ahí que calcular el coste de nuestra relación con el banco sea complicado. 

Aquí es donde entran en juego los bancos sin comisiones, es decir, aquellas entidades que no solo libran a sus clientes de las comisiones más habituales sino que extienden su política de cero gastos a la mayoría de sus productos y servicios. De esta manera, calcular el coste de una cuenta resulta mucho más fácil y se evitan sustos en el futuro cuando se quieran contratar productos nuevos como, por ejemplo, una tarjeta de crédito. 

La gran banca ha apostado fuerte por las cuentas gratuitas durante los últimos meses. Sin embargo, tal y como demuestra el ranking de las mejores cuentas sin comisiones de HelpMyCash.com, la banca online continúa siendo la reina de las cuentas y de las tarjetas sin gastos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído