Los precios bajaron en junio respecto al mes anterior en la provincia de Salamanca, concretamente dos décimas, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) hecho público esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, la inflación disminuyó hasta el 2,3 por ciento, debido la rebaja del precio de los carburantes, aunque es seis décimas superior a la media nacional, situada en el 1,9 por ciento después de que en abril registrara su mayor repunte en cinco años.
 
Bebidas alcohólicas y tabaco, con una tasa anual del 11,5%, más de cinco puntos superior a la del mes pasado y la más alta desde mayo de 2011, registró una cifra como consecuencia de la estabilidad de los precios del tabaco, frente a su disminución en junio del año pasado. Mientras, alimentos y bebidas no alcohólicas aumentan cuatro décimas y se sitúa en el 2,2%, debido principalmente al comportamiento de los precios de las frutas frescas y, en menor medida, de las patatas y sus preparados. A pesar del incremento de la tasa anual de este grupo, destacan las bajadas de los precios de las legumbres y hortalizas frescas, las carnes y los pescados, crustáceos y moluscos.

Pero el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes, más acentuado este mes que en junio del año pasado, impulsó a la baja la inflación. Concretamente, la tasa anual de esta parcela disminuye más de tres puntos y se sitúa en el 3,4%. Y en otros bienes y servicios, con una tasa anual del 1,5%, es dos décimas inferior a la del mes pasado, en su mayoría a causa de la estabilidad de los precios de los seguros, frente al incremento registrado en junio de 2011. La variación anual de este grupo alcanza su mínimo histórico desde el inicio de la serie.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído