El Centro de Información y Asesoramiento a la Mujer lleva funcionando en el Ayuntamiento de Salamanca 25 años, desde su apertura en 1991. Nació con la finalidad de favorecer la igualdad de oportunidades  entre hombres y mujeres, haciendo especial hincapié en aquellas mujeres que tenían más dificultades. Los pilares en los que se fundamente el CIAM se basan en la sensibilización en temas de Igualdad y en la prevención de la violencia de género, así como la atención a las mujeres con más dificultades y la coordinación con la iniciativa social, por medio de subvenciones y convenios de colaboración.

María Teresa Alfonso González es la jefa del Servicio de Mujer, Empleo e Igualdad de Oportunidades y describe su actividad como ?un empeño por cambiar actitudes, que vienen arraigadas en nuestra sociedad tradicionalmente y son difíciles de cambiar?. El CIAM cuenta como recursos humanos con una psicóloga, que atiene a las mujeres en general y a las víctimas de violencia de género en particular, una trabajadora social, una agente de igualdad de oportunidades, que trabaja en los campos de sensibilización de la población y de colectivos específicos, y un servicio de asesoramiento jurídico que atiende consultas y casos de violencia de género.

Sensibilización y prevención

Algunas efemérides o fechas clave son aprovechadas por el CIAM para sensibilizar a la población a través de la visualización de distintos problemas que afectan de manera específica a la mujer, como son el 8 de marzo, día de la mujer; el 25 de noviembre, día contra la violencia machista; o el 25 de septiembre, día contra la trata de personas. ?Llevamos a cabo distintas actividades que deben ser llamadas de atención para que la población caiga en la cuenta de que hay determinadas desigualdades en la sociedad, o que hay mujeres que son víctimas de trata o violencia?, expone María Teresa  Alfonso.

Por otro lado, el CIAM trabaja en la sensibilización de colectivos específicos, especialmente tratan con personas de menor edad, ya sean escolares o universitarios, además de colectivos ciudadanos. Con los niños y niñas de Primaria llevan a cabo talleres que ponen en valor la Igualdad efectiva entre mujeres y hombres. ?Los niños tienen que aprender a distinguir cuáles son las causas de la desigualdad, los estereotipos que existen o los mitos que hay alrededor de las diferencias entre chicos y chicas. Siempre de una manera lúdica pero con el mensaje muy claro?, puntualiza. Estos talleres pueden llegar a 3.500 alumnos y se pueden solicitar a demanda de los centros a través de la Fundación Salamanca Ciudad de cultura y Saberes.

En Secundaria y Bachillerato, los alumnos empiezan a tratar en los talleres temas relacionados con la violencia de género. Como novedad, en el curso recién comenzado, se lleva a cabo la experiencia piloto titulada ?Un beso en la frente? en colaboración con la Universidad de Salamanca. Dicha iniciativa consiste en la visita de una exposición basada en el libro del mismo título escrito por Esther del Brío y Pilar Vega, que narra las distintas maneras de vivir la violencia de víctimas y agresores, que culmina con el desarrollo de un taller in situ. En esta línea, también desarrollará un concurso de cortometrajes, además del ya conocido de ?tuits? contra la violencia de género que alcanza su tercera edición. ?El objetivo es ir sembrando y que a base de hablar con ellos y tratar el tema tengan a su disposición la información necesaria para tomar sus decisiones?.

De igual manera, el CIAM lanza el proyecto titulado ?Aulas de Igualdad?, destinado, en un primer momento, a distintos colectivos, de mayores, mujeres, juveniles, personas con discapacidad o asociaciones vecinales, y que a partir de 2017 será un aula estable para toda la población. En el aula, a través de 14 temas claves relacionados con la Igualdad, se desarrollarán distintos talleres. A estas actividades, hay que sumar la carrera popular que ya se llevó a cabo en su primera edición.

Atención a mujeres con dificultades

El CIAM recibe a mujeres con distintas dificultades. A menudo, llegan derivadas de los Centros de Acción Social, de la Policía o de otros servicios, aunque en otras ocasiones acuden por voluntad propia en busca de ayuda. Las mujeres son recibidas en un plazo máximo de tres días laborables, a no ser que necesite una atención urgente, que se lleva a cabo en el mismo momento. En un primer momento, la trabajadora social elabora un diagnóstico y a partir de ahí, desarrollan un itinerario.

Las mujeres que así lo requieren reciben atención psicológica. El CIAM  proporciona atención social a las necesidades básicas, en coordinación con los servicios sociales, si es necesario, así como atención jurídica. El horario de atención es de 09:00 a 14:00 horas, salvo que se trate de un caso urgente, que se atiende hasta que se resuelva. Durante el año 2017 atendieron a unas 70 mujeres, aunque sumados a los casos que están en fase de seguimiento, pueden alcanzar los dos centenares. ?Cada cado es diferente. Hay connotaciones comunes pero depende de los objetivos que nos marcamos con cada mujer y de ahí que la intensidad sea distinta?, aclara María Teresa Alfonso.

Coordinación con la iniciativa social

A través del Consejo Sectorial de la Mujer y la Comisión de Violencia de Género, el CIAM desarrolla diferentes proyectos e iniciativas relacionados, bien con la Igualdad o bien contra la violencia de género. Por otro lado, promueven las actuaciones de las mujeres o colectivos que trabajan en relación con estos dos temas. 

En este sentido, existe una línea de ayudas anual destinada exclusivamente a colectivos de mujeres y que puedan llevar a cabo sus actividades, aunque deben estar inscritas como tal en el Registro Municipal. ?Hay asociaciones culturales, empresariales o de barrio. Es una subvención para que puedan planificar y ejecutar sus propias acciones?, señala. Por otro lado, existen convenios con colectivos o asociaciones de mujeres que trabajan con mujeres con problemática específica. Esta dotación actualmente la recibe Adavas, Plaza Mayor, Apramp, las Adoratrices, Marillac o Beatriz de Suabia. 

Avances en la sociedad

Tras 25 años con el servicio abierto, María Teresa Alfonso ha podido comprobar cómo la sociedad ha ido asimilando la Igualdad de género y denunciando la violencia de género con mayor vehemencia, aunque es consciente de que queda mucho trabajo por hacer ?Cuando empezamos con el CIAM estábamos muy centrados en la atención pura y dura a las mujeres. La propia sociedad, que siempre va por delante de las instituciones, nos puso en sobre aviso sobre los problemas que existían y sobre la importancia de prevenirlos? recuerda, destacando el papel de las nuevas misiones de sensibilización.

?Cuando una sociedad lleva muchos años siendo de una manera determinada, es muy difícil que cambie. Por eso, tratamos de trabajar mucho las actitudes. Es cierto que ha habido un salto cualitativo exagerado. Antes, nos miraban raro por utilizar el lenguaje inclusivo, pero es una manera de crear conciencia. El cambio que está teniendo la sociedad es notorio pero eso no quiere decir que no se tenga que seguir trabajando?.

?Un puesto de operario de mantenimiento es ocupado por un hombre y uno de ayuda a domicilio por una mujer. No tiene por qué, por eso ahora en los cursos se intenta compensar aquellos en los que uno de los dos géneros está sobrepresentado ?, ejemplifica. La conciliación de la vida familiar y laboral o la brecha salarial son campos en los que las instituciones continúan trabajando para acercarse un poco más a la Igualdad plena entre hombres y mujeres.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído