Los cambios que prepara el Gobierno en la Ley de Tráfico incluyen una nueva baremación de las sanciones para aquellos conductores que no respeten el límite de velocidad que se quiere establecer en 30 kilómetros por hora en las calles de único sentido y dirección en las ciudades. Si se supera levemente este límite, hasta 41 km/h, la multa será de 100 euros; entre 41 y 50 km/h, 300 euros; entre 51 y 60 km/h, 400 euros; entre 61 y 70 km/h, 500 euros; y si se superan los 71 km/h, 600 euros. Todo ello teniendo en cuenta que además habrá retirada de puntos del carné de conducir, dos por circular entre 41 y 50 km/h; cuatro entre 51 y 60 km/h; y seis a partir de 61 km/h.

Con la idea de reducir la siniestralidad en el ámbito urbano y configurar una ciudad más cómoda y sostenible, la DGT propone introducir el límite de velocidad de 30 kilómetros por hora en las calles de las ciudades con única dirección y sentido. De esta forma, en ciudades como Salamanca, donde los barrios periféricos al casco antiguo se levantaron con este tipo de vías, la nueva normativa de Tráfico tendrá una alta incidencia.
 
La capital charra posee más de 1.500 calles. El nuevo reglamento afectará a dos terceras partes, más de mil calles sobre todo de las zonas de Garrido-Labradores, Pizarrales-Blanco y Comuneros-Prosperidad. Una medida que ampliará la iniciativa municipal ya recogida en el Plan de Movilidad por la cual las calles incluidas entre Gran Vía y Paseo de Canalejas pasarán a ser Zona 30. De hecho, en rector Esperabé y un tramo de la avenida Vicente del Bosque ya tienen establecido este máximo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído