Sociedad Civil y Democracia es un partido político de ámbito nacional surgido con el objetivo de iniciar un proyecto constituyente para elaborar una nueva Constitución en España. En su ideario destaca el someter la organización territorial de nuestro país a referéndum o el contar con una nueva Ley Electoral que evite que los partidos políticos se financien del Estado entre otras muchas cosas. En Salamanca este partido inició su andadura el pasado año bajo la coordinación provincial de Antonio de la Hoz. A nivel estatal, presidido anteriormente por Mario Conde, es María Jamardo la cabeza visible del partido. La misma que explica a SALAMANCA24HORAS un poco más sobre Sociedad Civil y Democracia en su visita esta semana a la ciudad para mantener un encuentro con afiliados y simpatizantes.
 
-Hay una frase que habéis defendido como definición desde el inicio de Sociedad Civil y Democracia: “Abiertos a la sociedad civil, la fuerza de las personas”. ¿Qué es Sociedad Civil y Democracia?
-Es un partido político que nace desde la sociedad civil y por y para la sociedad civil. Está en su 95% por gente que no venimos de la política previamente, que no hemos militado en partidos  políticos pero que sí nos interesa la política como ciudadanos. Creemos que los ciudadanos nos hemos implicado poco y que por eso estamos donde estamos. Por eso es el momento de complicarse la vida, de pasar a la acción y de hacer algo para cambiar las cosas desde dentro del sistema y eso es lo que motiva al nacimiento del partido.
 
-Otros partidos políticos de reciente creación como ‘VOX’, ‘Podemos’ o el propio ‘Ciudadanos’ también apuestan por un protagonismo mayor de la ciudadanía en la política. ¿Qué os diferencia de ellos?
-Nos diferencia que los que integramos Sociedad Civil y Democracia somos sociedad civil realmente. Es la primera fuerza política que nace en este sentido, llevamos activos desde 2012, que nuestras ideas están como manifiesto político desde esa fecha, con programas concretos y que seguiremos apostando y defendiendo aquellas cosas que no se pueden quedar en algo abstracto. Venimos apostando por una supresión del IRPF, por una renovación del sistema de retribución de autónomos, por una concesión de créditos ICO para empresas sin intermediación bancaria… Estamos apostando por cosas realmente diferentes y que están en boca de todos pero que pocos se atreven a defender.
 
-También apuestan por una nueva Constitución en España… ¿Por qué momento de salud pasa la democracia en este momento?
-Nosotros abogamos por un proceso constituyente que nos permita a los ciudadanos de verdad votar un texto constitucional de acuerdo a lo que creemos que tiene que ser el proyecto de España, que tenga un recorrido temporal sostenible y eficiente y que nos permita pensar en generaciones en vez de elecciones. La democracia goza de pésima salud si es que existe. En España nos han vendido una democracia que no es tal porque como mínimo yo, cuando pienso en democracia, pienso en la separación de poderes que hoy en día no se da, pienso en la independencia de los medios de comunicación que hoy no se da, pienso en la voluntad popular que hoy es limitada ya que los españoles tienen que saber que no todos los votos valen lo mismo… La democracia debería favorecer, como mínimo, la igualdad entre los españoles.
 
-¿El sistema democrático actual se ha olvidado del ciudadano?
-El sistema democrático no es que lo haya olvidado sino que lo ha utilizado, que es todavía más grave. Solo se preocupan los partidos de los ciudadanos cuando llegan las convocatorias electorales y ahí es cuando parece que hay que salir a la calle y saludar a todo el mundo y ser encantadores. Esa  época ha pasado y la política demanda otras cuestiones. Creo que tiene que implicarse mucho más la voz de la sociedad civil en la política. Los propios ciudadanos son los que muchas veces te dan la solución a los problemas políticos o que tienen. Hay que simplificar mucho más las cosas y la administración pienso que tiene que reforzar en aquello que la sociedad civil no es capaz de regular pero no interviniendo continuamente en todos y cada uno de los aspectos que puedan ser nichos de control o tentáculos del poder político.
 
-¿Le ha sido difícil a Sociedad Civil y Democracia salir a la luz en medio de tanta desafección política?
-La abstención es una pena porque demuestra que la gente no confía en las instituciones y sobre todo que no le ve sentido a ejercer su derecho al voto, que es lo que le quedaba a la gente para poder decidir realmente algo. Más bien elegir, porque se decide poco aunque se elige. Yo creo que  tendrían que cambiar muchas cosas del sistema para que la gente volviera a recuperar esa ilusión y esa confianza y credibilidad. Por eso apostamos por una modificación del sistema electoral y de la Ley Electora. Tiene que haber revocatoria de mandatos, listas abiertas para todas las instituciones, que tiene que haber democracia interna en todos los partidos para que se pueda demostrar al exterior, que tiene que haber temporalidad de los cargos electos para evitar que haya profesionales de la política.
 
-Muy próximas ya unas elecciones europeas a las que ustedes no han decidido concurrir…
-Reivindicamos que España influya en Europa y no al revés. No hemos decidido concurrir a esos comicios porque no estamos conformes con esa Europa que nos han vendido. Creo que, como en otras cuestiones, nos han engañado y nos han vendido un proyecto que estaba sin definir, que era maravilloso visto en sentido general porque el mundo tiende a la globalización… Pero se ha hecho todo deprisa y corriendo, sin pensar las consecuencias y sin tener planificado el recorrido, el horizonte y el concepto de Europa. Es difícil construir algo cuando no existe una identidad y un sentimiento de unidad. Creo que en Europa ha fallado el que hayamos intentado conseguir una Unión Europea sin que desde los países que la conformamos exista una verdadera unión como países. Algunos de ellos abogan por recuperar algunas competencias, el precio de la crisis no ha sido para todos… Para algunos partidos nuevos Europa es una oportunidad de oro el intentar acceder. Nosotros apostamos por entrar en las instituciones que pueden hacer algo, que están en el día a día y que son las que ven los ciudadanos: los ayuntamiento. Por eso apostamos muy fuerte por la convocatoria de municipales el año que viene.
 
-¿Es notable el peso específico de la política española en Europa?
-Creo que España tiene poco específico y que el peso específico de cada uno de los países miembros de la Unión Europea no está repartido de forma igualitaria. Se trazan políticas que vienen marcadas desde Alemania. Es verdad que Europa como proyecto en sí nos gusta pero no estamos de acuerdo con el modelo europeo que se ha elegido ni como se ha gestionado. Se vuelve a engrandecer o magnificar la administración y que se hace poco efectiva. Al final todo eso repercute en que no llega la traducción a los ciudadanos. Estar en Europa nos ha costado un precio muy alto que están soportando las familias. Hay que estar en Europa pero a su debido tiempo. Si nosotros ahora tenemos que resolver cuestiones internas en nuestro país habría que recordarle a Alemania que cuando se iba a integrar dijo Merkel que tenía que cohesionar su país antes de dar otros pasos. Es lo que hizo de forma inteligente y lógica. A nosotros lo que nos ha fallado es que nos hemos lanzado un poco a ciegas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído