La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, de nuevo, se ha dirigido a las Administraciones competentes en materia de patrimonio para solicitar que se inste al Obispado de Salamanca a reparar las deficiencias que presenta la Iglesia de San Benito, de forma rápida y eficaz. Una denuncia que es continuación de otras anteriores y que llega días después de un nuevo desprendimiento en el tejadillo de la portada sur, la principal y más artística.
 
El pasado mes de marzo la Asociación advirtió de "la falta de mantenimiento" de los tejados en los que se acumula arena, como el de la sacristía, o de las cornisas que no han sido repuestas tras los últimos desprendimientos (tal y como se ilustraba con fotografías de la torre). La situación descrita invitaba al establecimiento de un plan periódico para la realización de tareas de mantenimiento y evidenciaba “el grado de atención y cuidado que la propiedad tiene con el edificio".
 
La solicitud para la "elaboración de un informe que concluya con las correspondientes propuestas de actuación a fin de evitar un mayor deterioro de la iglesia de San Benito" fue contestada por el 5º Teniente de Alcalde informando, únicamente, que la Diócesis de Salamanca ya había solicitado licencia y había elaborado un Proyecto Básico y de Ejecución "para la reparación de las cubiertas y arreglo de fachadas de la Iglesia de San Benito". Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio entiende que las Administraciones Públicas tienen que exigir a los propietarios de los bienes históricos a mantenerlos en condiciones adecuadas y que éstos no deben forzar situaciones de degradación con las que encontrar la complacencia institucional.
 
Humedades
 
La Asociación "Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio" ya informó en el año 2010 de las humedades que padece la Iglesia de San Benito, una circunstancia que se advierte en todo el perímetro del monumento así como en los contrafuertes y diferentes cuerpos de la torre, poniendo en cuestión el estado de conservación del edificio; ya que la humedad sobre la piedra arenisca provoca su arenización y erosión (debido a su fácil absorción), además del consiguiente reverdecimiento de la roca.
 
En aquel escrito se solicitaba la adopción de “medidas conducentes a eliminar las deficiencias descritas con la elaboración de un informe que concluya con las correspondientes propuestas de actuación a fin de evitar un mayor deterioro". Como bien se apuntaba, es necesario: instalar un sistema de canalones y bajantes que recojan el agua de lluvia de los tejados y protejan al monumento; colocar un pequeño zócalo inferior que evite el contacto del agua con los sillares de piedra arenisca (especialmente en Calle Compañía); revisar la urbanización del entorno (en granito y mal nivelado -caso del contrafuerte suroeste-) más cuando el edificio se sitúa bajo la calle; y establecer un plan de actuaciones de mantenimiento periódico de tejados, canalones y cámaras de aireación.
 
Aquel escrito fue contestado por el Jefe del Servicio Territorial informando que "se ha remitido escrito a la Diócesis de Salamanca, indicando la conveniencia de buscar una solución al respecto". Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio valora que las actuaciones que se acometan deben ser supervisadas por técnicos y que, siendo éste un problema generalizado, los técnicos municipales y autonómicos deben asesorar de forma periódica a los propietarios de los bienes patrimoniales. Además, la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León en Salamanca debe considerar la elaboración el corresponde informe para la incoación del expediente de declaración como Bien de Interés Cultural de la Iglesia de San Benito.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído