La polémica por la vacuna de la varicela continúa latente entre pediatras y Ministerio de Sanidad. Los facultativos insisten en la necesidad de rectificar sobre la vacuna de la varicela y denuncian que en menos de un año ha pasado de estar incluida en el calendario oficial de algunas comunidades autónomas y poder ser dispensada en farmacias bajo prescripción médica a ser considerada como medicación de uso hospitalario. Pero la administración no da su brazo a torcer y mientras las clínicas privadas 'hacen el agosto', nunca mejor dicho, con la vacuna de la varicela.
 
La segunda marca, Varilrix, es de dispensación hospitalaria, la que ahora están adquiriendo muchos padres por recomendación médica. Según explican, "las clínicas piden la prescripción de un pediatra y abonar el precio del inyectable, que supera los 45 euros. Si los padres carecen de informe médico es necesario que vean a un pediatra que supone, en algunos casos, más de 150 euros por consulta. Algunos centros exigen incluso que la prescripción la firme uno de los facultativos de su plantilla. Aparte, hay que pagar los servicios de enfermería por inyectar la vacuna, cuyos precios rondan los 20 euros".
 
En algunas Comunidades Autónomas se mantiene en el calendario oficial para niños en edad temprana y en otras se ha desplazado a la preadolescencia y todo ello sin mediar ningún problema en cuanto a su seguridad o efectos adversos declarados y sin apreciarse diferencias epidemiológicas entre unas y otras comunidades.  “Las decisiones que han abocado a esta situación, diferente en distintas zonas del país, han sido tomadas por las autoridades sanitarias de forma unilateral sin tener en cuenta la opinión de las sociedades científicas y los profesionales sanitarios que tampoco han sido convenientemente informados de su puesta en marcha, siendo además los responsables  últimos de su administración. Creemos que existen argumentos científicos con suficiente evidencia como para replantear las decisiones vigentes, considerando que estas han sido tomadas teniendo en cuenta, en parte, modelos matemáticos cuyas proyecciones pueden o no confirmarse”, argumentan los pediatras. 
 
Añaden que la inmunización de población susceptible constituye la medida más eficaz para el control de enfermedades infecciosas para las que existe vacuna. En España la vacunación infantil es una práctica, salvo en grupos poblacionales muy concretos y reducidos, muy bien aceptada y demandada por los padres de forma que la cobertura vacunal presenta unas tasas muy altas en población infantil lo que lógicamente redunda en la disminución de la morbi-mortalidad provocada por estas enfermedades. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído