La preocupación se extiende entre los comerciantes del Mercado Central de Salamanca a medida que se acerca la fecha de su cierre con motivo de las obras de mejora. Será el próximo 10 de enero cuando las trapas de los establecimientos bajen temporalmente para permanecer así durante dos meses, duración estimada para los trabajos que han de llevarse a cabo dentro de los planes de mejora estructural para el mercado de abastos más antiguo de la ciudad.
 
“Es verdad que el mercado necesita mejoras, que sea más atractivo para el consumo y que su estructura facilite la compra a los clientes. Pero las obras quizás, para nosotros, no lleguen en el mejor momento económico y tenemos miedo por ver qué pasará durante estos dos meses que duren las obras. Cerraremos y ya está”, manifestaba a SALAMANCA24HORAS uno de los responsables de un puesto del mercado.
 
No obstante, existen alternativas. Según ha podido conocer este diario se ha barajado la posibilidad de ofrecer a los comerciantes un lugar donde poder seguir desarrollando su actividad. “Se hablaba de trasladarnos a unos locales o a una carpa pero eso casi es inviable. A mí por lo menos no me salen las cuentas. Habría que darse de alta en el agua, la luz, comprar o hacerse de alguna manera con máquinas frigoríficas especiales… Los gastos son muchos”, afirmaba otro de ellos.
 
Coinciden muchos en la resignación a cerrar durante el tiempo que duren las obras confiados en que se cumplan los plazos y que en un par de meses puedan volver a sus puestos de trabajo en el Mercado. “Las ventas son las que son y contamos con lo justo para ir tirando para adelante todos los meses. Tendremos que cerrar y esperar a que todo esto se pase y que volvamos a un mercado que nos haga más fácil nuestro trabajo”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído