Este lunes arranca el juicio contra el etarra Sergio Polo, considerado como el autor material del atentado con coche bomba que sufrió hace veinte años Juan José Aliste junto a la plaza de toros de Salamanca. El fiscal de la Audiencia Nacional solicita para el etarra una pena de cárcel de 120 años.

Los hechos se produjeron en la mañana del 10 de noviembre de 1995, cuando el entonces capitán del Ejército se dirigía hacia su lugar de trabajo después de haber dejado en el colegio a su hija y unos amigos. Al llegar a la avenida de San Agustín, cerca del cruce con la calle Conde Don Vela, hizo explosión un artefacto con 1.500 gramos de clorato sódico y unos 800 gramos de multiplicador de alto explosivo. Explosión que mutiló las piernas al capitán Alista, aunque logró sobrevivir y desde entonces se ha convertido en un ejemplo de lucha por la vida y defensa de la dignidad.

En una entrevista con SALAMANCA24HORAS, preguntado sobre qué le diría al terrorista si lo tuviera enfrente, el capitán Aliste afirmó que "él no tendría nada que decirme a mí y yo no tendría nada que decirle a él. No sé si cuando llegara el momento habría que hacerlo o no, pero ponerte delante de una persona que era una máquina que hacía lo que le decían, es un problema moral que en principio no le daría opción a que hablara conmigo. Tengo la certeza de que sería falso que me pidiera perdón". Ha habido casos en que terrorista y víctima se han sentado en una misma mesa, incluso hablando de ello en televisión, a lo que Aliste respondió que "cuando se habla de víctimas del terrorismo hay que ver víctimas y víctimas, hay un amplio concepto y no debiéramos definirlas por una sola línea. No es lo mismo poner enfrente a un primo hermano que a una viuda o a la misma persona que sufrió el atentado. Hay entornos muy específicos. A las víctimas no se las puede encasillar, cada uno hemos estado en distintos entorno".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído