Al final se consumó la amenaza y Argentina ha iniciado la nacionalización del 51% YPF, lo que supone la pérdida de control de su mayor filial, pasando a tener una participación económica muy minoritaria sin ningún derecho político. Lo cierto es que es una medida que afecta a millones de españoles, desde los pequeños accionistas a muchos ciudadanos de a pie que invierten en todo tipo de productos financieros. Y es que esta nacionalización genera problemas presentes e incertidumbre futura por nuestra exposición a la inversión en Argentina.
 
A la espera de un precio de compra, que seguramente será bajo y de pago nada rápido, los accionistas de Repsol verán como el valor de su empresa cae bruscamente y por tanto su "riqueza". Pero no sólo ellos, otras empresas como Caixabank y Sacyr (a pesar de su desinversión de los últimos meses) tienen participaciones muy importantes en la petrolera, lo que afectará al valor de la empresa. Caixabank tiene una cartera más diversificada pero la constructora no pasa por sus mejores momentos, y se endeudó enormemente para comprar esta participación.
 
El resultado es que los accionistas directos verán que tienen menos dinero pero también muchos otros que tienen alguna inversión en fondos del Íbex 35, depósitos referenciados a su evolución o al de una cesta activos (Repsol y Telefónica por su importancia están en muchos de estos productos) y por supuesto los que inviertan directamente en renta variable española. 
 
Planes de pensiones
 
Esto se extiende por supuesto a los planes de pensiones. Al igual que en los fondos, y como sucede en muchos países, la inversión principal de este tipo de productos se hace en valores nacionales y buena parte de los planes de pensiones de renta variable y renta variable mixta tienen participaciones en empresas del selectivo español.
 
Y es que además de la inversión directa que hemos señalado el posible efecto contagio es claro. Telefónica, Banco Santander, BBVA, Indra… son empresas con enormes intereses en estos países y con la amenaza de intervención velada como lo demostró la presidenta de Argentina en la rueda de prensa de este lunes. El caso de más riesgo es el de la compañía de telecomunicaciones, por ser un servicio público, una intervención puede ser más fácilmente justificable como se ha demostrado con Repsol.
 
Este nuevo problema para la bolsa española es incluso más grave en planes de pensiones que en fondos, ya que tienen estructuras más rígidas, y en caso de turbulencias menor capacidad de adaptación. Ante ello dependemos de la capacidad de adaptación de las empresas afectadas.
 
Menor riqueza
 
Si nuestras inversiones valen menos, lo cuantificamos y nos sentimos más pobres. Es el efecto riqueza. Con menos ahorros o creyendo que nuestro rescate del plan de pensión va a ser menor acabaremos gastando menos y por tanto afectando al consumo y a la economía nacional. Por tanto, nos encontramos con una medida que afecta directamente a millones de ciudadanos e indirectamente a toda nuestra economía.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído