La estabilidad de los precios de venta y de las rentas de alquiler está cada vez más cerca, pero la gran pregunta sigue en el aire: ¿qué conviene más en estos momentos: comprar o alquilar? Si bien el factor económico tiene un gran peso, a partir de ciertos datos objetivos es posible calcular a partir de qué año de alquiler conviene comprar para que nuestro bolsillo no salga perdiendo. Tomando como base los informes semestrales de precios de venta y de alquiler, el portal www.pisos.com estima que tras 6,9 años como inquilino en una vivienda con una renta de 620 euros al mes, se cubrirían los gastos de la compra de ese mismo inmueble al financiarlo al 80%. La casa en propiedad costaría 168.688 euros y tendría una cuota hipotecaria de 641,94 euros.

Al realizar este cálculo con el precio y la renta de 2013, tenía que pasar un año más para que la compra fuera rentable. Para Manuel Gandarias, director del Gabinete de Estudios de pisos.com, “se ha ganado un año porque los precios de venta han seguido cayendo moderadamente, mientras que las rentas de alquiler han mostrado una evolución más estable”. Aunque el tiempo se haya reducido, Gandarias indica que “el alquiler es, a día de hoy, la única opción que tienen aquellos que no cumplen con el perfil financiero que busca la banca”. En este sentido, el portavoz del portal inmobiliario alude a la existencia de unas condiciones previas relacionadas con la solidez del empleo y el ahorro previo.

 
Teniendo en cuenta los precios de venta actuales, Gandarias no duda en animar a la compra: “Si el presupuesto se alinea con los criterios de búsqueda marcados, no hay razón para dilatar más la decisión de compra, ya que iría en contra de la economía personal y el concepto de rentabilidad”. Por otro lado, aunque los precios no subirán de forma súbita, el director del Gabinete de Estudios de pisos.com afirma que “la vivienda que queremos comprar hoy podría ser más cara mañana o, directamente, haber desaparecido del mercado porque otro comprador fue más rápido”.
 
Desde pisos.com también se expone el número total de años durante los que  se podría ser inquilino en función de la inversión total que supondría la compra de la vivienda. Sumando los gastos, la cantidad no financiada y todo lo aportado durante los 30 años de hipoteca, un piso tipo en España habría supuesto un coste total de 281.705 euros. Viviendo de alquiler en este mismo inmueble durante estas tres décadas, se habrían desembolsado rentas por valor de 223.820 euros. Dividiendo el total de la compra entre el alquiler anual, resulta que se podrían vivir 38 años con lo invertido. En 2013, la media nacional estaba en 41 años.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído