El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez, ha confirmado en la tarde de este viernes que las obras de construcción del nuevo hospital de Salamanca se ralentizarán todavía más de lo que ya estaban retardadas. Así lo ha manifestado al asistir al acto inaugural del primer Encuentro Global de la Administración Sanitaria, organizado por Sanidad 2000, donde participó en una mesa redonda. "Todo está a la espera de los presupuestos, que se presentarán la próxima semana. Entonces plantearemos a qué ritmo avanzarán las obras, pero no vamos a poder mantener el mismo ritmo", manifestó.

Sáez Aguado reiteró su defensa del decreto aprobado por el Gobierno, y convalidado en el Congresos de los Diputados, con los recortes en la sanidad pública, aplicados en Castilla y León. "Los gobiernos estamos adoptando medidas para garantizar la sostenibilidad de la sanidad, medidas de ahorro porque son las que tocan ahora para cumplir con la reducción del déficit", explicó, y añadió: "La sanidad pública también tiene que hacer un esfuerzo".

Por eso, el consejero plantea incorporar cambios en la organización sanitaria, como dotar de más autonomía a los profesionales para ser más eficientes. También solicita a los ciudadanos una mayor responsabilidad para un mejor us de la sanidad. "Hay quienes utilizan mucho la retórica, pero después hay que ver el presupuesto, eso es ahora lo más importante. Podemos superar esta situación, tenemos una sanidad pública de las más eficientes del mundo. Con el esfuerzo de todos podemos mantenerlo. Los esfuerzos de hoy son la garantí del futuro".

De ahí que Sáez Aguado insistiera en que no se cerrarán centros de salud ni se recortarán retribuciones económicas, sino que se llevará a cabo una mejor gestión de servicios puntuales en épocas como el verano, cuando las estadísticas muestran que hay camas sin utilizar. Así, el consejero ha pedido a los ciudadanos "ser más racionales con su salud".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído