El ferrocarril es un tema candente desde hace tiempo. Varios trenes se han suprimido, y “la demanda es menor”, según dice Fermín Rozas, de la Asociación en Defensa del Ferrocarril. Recientemente, y después de diez años desde que se anunciaran las obras,  ha arrancado el proceso de electrificación de la red de trenes de Medina del Campo. “Conviene recordar que ha tenido un retraso considerable. Hemos tardado diez años en ver empezar las obras. Aun así, no es la obra con más retraso que ha habido en salamanca. Pero igualmente hablamos de mucho tiempo”, dice. Se considera “no partidario de que se establezca la red por ahí”. No obstante, considera que se trata de una obra importante, aunque insiste en que el problema no es tener o no las infraestructuras, sino saber hacer uso de ellas. “¿Después qué vamos a hacer como provincia? ¿Qué hacemos con ella? Me alegro de que avancen, pero existe ese problema”.
 
En cuanto al funcionamiento general de la red ferroviaria, alude al cambio de trenes como una decisión en la que no ha habido un control de calidad, y recuerda que muchos trenes no han cumplido los quince años. Además, subraya que la baja demanda ferroviaria se ve afectada precisamente por los precios. “Vale lo mismo el autobús que el tren. ¿Cómo es posible que valga lo mismo un autobús de 25 plazas que un tren de muchas más?”. Asegura que no comprende los motivos de estos precios, y que tampoco entiende que todas las conexiones se establezcan con Madrid.

Finalmente, Fermín Rozas dice que “Salamanca cada vez tiene menos población”, y que “nuestra posición es marginal”. Opina que la gestión ferroviara de España es lamentable, y que no hay una política comercial clara. También se pregunta qué será de la red Ávila-Madrid, y de la Vía de la Plata, ya que se ha hablado en varios sitios de levantarla, lo que supondría su desaparición física. “Dicen que no hay dinero, pero cuando lo hubo tampoco se hizo nada”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído