La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez presidió la semana pasada un foro en el que durante dos días expertos laboralistas han abordado los cambios normativos habidos desde la reforma laboral y su aplicación. Báñez aseguró en su intervención que la apuesta del gobierno por la contratación indefinida está en el origen de la puesta en marcha de la denominada 'tarifa plana', una de las medidas, afirmó la ministra, "más potentes que se han adoptado en este país para tratar de incentivar la contratación indefinida”. La medida contempla una reducción en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes de la que pueden beneficiarse las empresas y trabajadores autónomos que apuesten por el empleo estable.
 
Según adelantó la ministra, esta medida está teniendo muy buena acogida. Desde su implantación ya se han celebrado casi 70.000 (68.621) contratos indefinidos que cumplen los requisitos para acogerse a ella y la contratación estable ha experimentado un aumento del 21% interanual en el último mes. Para Báñez éstos son "datos enormemente alentadores si se tiene en cuenta que todavía muchas empresas atraviesan por momentos de dificultad e incertidumbre". La titular de Empleo y Seguridad Social destacó también la importancia de la contratación a tiempo parcial que, "junto a la contratación indefinida, explicó, debe jugar un papel fundamental y convertirse igualmente en una importante vía de inserción en el mercado de trabajo, equiparándose su utilización a la de otros países europeos".
 
Finalmente, Báñez resaltó la importancia de la implantación de la reforma laboral y sus positivos efectos sobre el mercado de trabajo. Para la ministra se trata de una reforma de calado que ha posibilitado frenar la sangría del paro. La ministra recordó que mientras que cuando se aprobó la reforma laboral el paro registrado crecía a un ritmo del 12,5%, hoy se reduce a un ritmo superior al 6% y se suman ya 10 meses consecutivos de reducción del desempleo en términos desestacionalizados. Para la titular de Empleo y Seguridad Social el mercado de trabajo español necesitaba una reforma de calado. Un nuevo marco de relaciones laborales flexible que permitiera hacer frente a la crisis económica con un ajuste de las condiciones de trabajo que permitiera salvar el mayor número posible de puestos de trabajo y, cuando la economía volviera a crecer, facilitara una recuperación más rápida del empleo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído