El detalle de la última encuesta de población activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre del año, que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), desvela que aumentan considerablemente los trabajadores que aceptan un empleo a jornada parcial porque no encontraron uno con jornada completa.

En concreto, aquellos que trabajan menos horas de forma involuntaria suponen ya más de la mitad de todos los que tienen un contrato parcial (el 54%); mientras que a principios de 2008, justo antes del inicio de la crisis, las medias jornadas forzosas solo afectaban a uno de cada tres trabajadores con este tipo de empleo (33%).

Es más, de todos los motivos dados por los asalariados para trabajar a jornada parcial, el "no haber podido encontrar un trabajo a jornada completa" es el más común de todos y quedan muy lejos otras causas como la de "cuidar a niños o mayores discapacitados, así como otras obligaciones familiares" (19%); o por seguir cursos de enseñanza o formación (5%).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído