El número de extranjeros regularizados repuntó en el último año, hasta superar los 18.800 inmigrantes, una cifra que lejos de disminuir a causa de la crisis se incrementó principalmente por la llegada de ciudadanos procedentes de Rumanía y Bulgaria, que se han beneficiado en los últimos años de su entrada en la Unión Europea. Según los datos del Observatorio Permanente de la Inmigración, organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, estas cifras de Castilla y León contrastan con las de España, donde el número de extranjeros con permiso de residencia se incrementó en más de tres puntos por encima de la media regional, en un 6,5 por ciento a lo largo de 2011, hasta superar los 4,9 millones.
 
El registro legal de inmigrantes creció en todas las provincias, si bien Zamora experimentó el incremento porcentual más elevado, un 9,63 por ciento, hasta situarse en 11.225 extranjeros con papeles. A continuación se situó Valladolid, con un crecimiento del 6,37 por ciento, (36.714 extranjeros con permiso de residencia); Palencia, con un 4,53 por ciento (8.382); Salamanca, con un 4,33 por ciento (18.831) y Burgos, que con un aumento del 3,53 por ciento continúa siendo, con 38.330, la provincia con más inmigrantes. La menor subida tuvo lugar en León, donde sólo se contabilizaron 21 nuevos extranjeros, para alcanzar un total de 25.677. En Ávila, el incremento fue del 2,73 por ciento (16.149); en Soria, del 2,60 por ciento (10.335) y en Segovia, del 2,35 (26.141).
 
Como sucede en los últimos años, los colectivos búlgaro y rumano se erigen como los que mayor peso representan entre los extranjeros de la Comunidad. Tanto es así que al término de 2011 suponían 38 de cada 100 inmigrantes entre ambos, con 40.595 ciudadanos de Rumanía y 32.542 de Bulgaria. Por provincias, el número de ciudadanos procedentes del estado rumano creció en las nueve de la región. Principalmente eligen Burgos para vivir, donde lo hacen 10.665. Por detrás aparece Valladolid, con 8.983, y Segovia, con 5.744. Algo similar sucede con los ciudadanos búlgaros, cuya población crece en todas las provincias, pero en este caso la mayor concentración se registra en Valladolid (8.860), Segovia (8.012) y Burgos (6.334). 

Por su parte, Marruecos, por detrás de Rumanía y Bulgaria, continua siendo el tercer país con más extranjeros en la región y las 23.030 personas suponen el 82,2 por ciento de todos los procedentes de África. De hecho, el crecimiento en más de medio millar de personas llegadas desde el país norteafricano el pasado año es sólo ligeramente inferior al aumento registrado por todo el continente, que en estos momentos cuenta en la Comunidad con una colonia de 28.002 personas. Llama la atención que Ávila, con más de 4.073 marroquíes, es la provincia de la región con más ciudadanos de esta nacionalidad, mientras que Zamora, con poco más de 750, es la que menos tiene.

 
Por último, en lo que se refiere a Asia, China es con diferencia la máxima representante de la población de este continente en la región. Así, los 3.453 ciudadanos de este país con tarjeta de residencia en la Comunidad –251 más que en 2010– representan seis de cada diez asiáticos en la región (5.643). El segundo país, a mucha diferencia, es Pakistán, con 1.035, de los que llama la atención que más del 80 por ciento se concentre en Burgos y León, por delante de India (281), Georgia (159) y Filipinas (140).
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído