La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) reclama al Gobierno un marco de diálogo y colaboración para convertir a las administraciones públicas en un motor de crecimiento, con acciones concretas que permitan modernizar las estructuras y dignificar el papel y las funciones de los trabajadores que trabajan en este ámbito.

Para CSI-F las palabras del presidente del Gobierno “reconocen de manera implícita que los empleados públicos han cargado sobre sus espaldas los excesos que han cometido los  gestores políticos, sufriendo en sus carnes los recortes que todo el mundo conoce, al igual que el resto de los ciudadanos. Ahora debemos establecer una hoja de ruta que permita compensar los sacrificios realizados”.

El sindicato considera que “ha llegado la hora de pasar página a los recortes, detener la sangría en el empleo público y establecer un nuevo marco jurídico que permita impulsar una administración estable y eficaz, frente a los errores y los excesos cometidos en la gestión pública”. Por eso, CSI-F  emplaza al Gobierno a negociar una Ley de Función Pública que permita favorecer la promoción interna y la carrera profesional, favorecer la movilidad administrativa con garantías y seguridad jurídica para los trabajadores y evaluar el desempeño.

CSI-F también reclama un catálogo de servicios públicos en el que se determine lo esencial de lo accesorio en el gasto; y elaborar de manera urgente un plan recursos humanos para determinar las necesidades de las plantillas y reforzarlas allí donde sea necesario, con criterios de calidad y eficiencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído