El envejecimiento de la población y sus consecuencias siguen causando estragos en Salamanca. El número de hogares de personas mayores de 65 años que viven solas ya suponen un 12,23% del total de la provincia según los datos de la última Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística correspondiente al año 2014. En concreto, estos eran 17.500 de un total de hogares de 143.100 en la provincia, la mayoría correspondiente a mujeres viudas.

Este dato es significativo si se compara con el de la población española, donde las personas mayores de 65 años que viven solas es de un 10,12% a pesar del crecimiento de un 2,7% con respecto a 2013 al mismo tiempo que el número total de hogares también crecía aunque en menor medida, tan solo medio punto.

Un estudio de Atenzia, empresa de servicios de teleasistencia que trabaja para el Ayuntamiento de Salamanca, también atestigua los números. En la capital, ámbito al que circunscriben su encuesta, encontraron que un 27% de los mayores de 65 años viven solos. Además, en los cuatro años de servicio en Salamanca han percibido un aumento del número de usuarios que tienen en los servicios de los que disponen.

El perfil de las personas que requieren la asistencia son mujeres de avanzada edad que han perdido a su marido y que no tienen más vínculos familiares pero que todavía pueden valerse por sí mismas para vivir en sus casas. Este perfil también encaja con los datos del INE que dicen que de los 17.500 hogares unipersonales de mayores de 65 años, más de la mitad, 9.300, se corresponden con mujeres viudas. El número total de este tipo de hogares en el que habitan mujeres, además, se extiende hasta los 11.300. Estos 2.000 hogares de más se corresponden con mujeres solteras, en 1.600, casadas, en 200, separadas en 100 y divorciadas en otros 100.

En el caso de los hombres, son 6.200 los que, según la Encuesta Continua de Hogares, deben vivir solos. La mayoría de estos también son viudos, con 3.500. Los solteros, sin embargo, superan la cifra de las mujeres, con 2.400, mientras que el resto se reparten en 100 entre los casados, los separados y los divorciados.

Sentirse solo

No es lo mismo estar solo que sentirse solo. Un reciente estudio promovido por la Fundación AXA y ONCE titulado ?La soledad en España? arroja datos significativos. Según estos, más de la mitad de la población española ha admitido haber experimentado en algún momento cierta sensación de soledad durante el último año y cerca de un diez por ciento asegura hacerlo con mucha frecuencia.

Según los datos recabados por esta investigación, en torno a un 20% de los españoles mayores de 18 años viven solos. De este porcentaje, la mayoría, un 59%, dice vivir solo por voluntad propia, mientras que el 41% restante admite que vive solo, no porque quiera sino porque no le queda otro remedio. Es decir, que en realidad se podría decir que sólo un 7,9% de la población española mayor de 18 años se puede considerar como realmente aislado, en el sentido de que vive solo por obligación y no por voluntad propia.

Otros datos subrayan esa diferenciación entre soledad y aislamiento social, dos conceptos que, según los autores, estando relacionados no significan lo mismo. ?Se puede estar socialmente aislado y no sufrir soledad, y se puede estar socialmente acompañado y sufrir soledad?, asegura el informe. Algo que se comprueba al constatar cómo el 27,5% de los españoles que viven solos aseguran no haber sentido soledad en ningún momento o cómo, por el contrario, el 52,6% de los españoles que viven acompañados asegura haber sentido soledad en algún momento.

Al cabo, es el segmento de los que viven solos por obligación, ligeramente inferior al 8% de la población española adulta, donde se concentra con más intensidad el fenómeno de la soledad. La investigación realizada por ASEP para Fundación AXA y Fundación ONCE revela que más del 80% de los que viven solos por obligación aseguran haber experimentado un cierto sentimiento de soledad de forma más o menos habitual, un porcentaje que se reduce al 60% entre los que viven solos voluntariamente y a poco más del 50% entre los que viven acompañados. La noche y la enfermedad son las situaciones en que con mayor frecuencia se desencadena ese sentimiento.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído