Este viernes ha tenido lugar la sesión plenaria correspondiente al mes de agosto, adelantada para las vacaciones, que guardaba en su orden del día un interesante debate sobre las ordenanzas fiscales para 2017. Las mismas resultaron del acuerdo entre el equipo de Gobierno y Ciudadanos con la consiguiente crítica de la oposición y proponen importantes novedades en rebajas en varios tributos y con la congelación de impuestos, tasas, precios públicos y tarifas. Fueron aprobadas por la abstención de Ganemos y Partido Socialista y con los votos a favor de Ciudadanos y Partido Popular.

Destaca la rebaja que se producirá en el conocido impuesto de plusvalía, entre el 5,4% y el 7,1%, o el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras y las tasas de licencia urbanística que impulsen obras de eficiencia energética y de mejora de la accesibilidad. Estas tendrán una bonificación de un 70% para las áreas no consideradas como preferentes, mientras que estas tendrán la bonificación del 90%. Las áreas preferentes, que se corresponden con las más deterioradas, son San Bernardo, Oeste, Carmen, Pizarrales, Vidal, Ciudad Jardín, Chinchibarra, Garrido, San José, La Vega o Buenos Aires. De esta medida se beneficiarán 22.500 personas.

Por otro lado, también se le otorgarán más ventajas en el impuesto sobre bienes e inmuebles a las familias numerosas, a los que se les aumentará el ratio de ingresos para acogerse a una mayor bonificación. Además, se congelará para el resto de la población haciendo caso omiso, ha dicho el alcalde, a la opción que otorgaba el catrasto de acutalizar los valores en un 5%.

También se ajustará a la regulación de la Junta de Castilla y León el impuesto sobre vehículos para favorecer a los que contaminen menos. De hecho, se bonificará con un 75% en el impuesto para los catalogados como cero emisiones para toda la vida, mientras que para los llamados ECO la bonificación será por seis años.

Con respecto a los otros precios públicos, impuestos, tasas y tarifas, todas se congelarán debido al acuerdo programático que se alcanzó con Ciudadanos para esta legislatura y que durará hasta 2019. De esta manera, entre otros, el precio de autobús, de las piscinas o de la basura no subirá ni bajará en 2017 con respecto al año actual.

Todas estas medidas permitirán ahorrar a los bolsillos de los ciudadanos, según las cuentas realizadas por el equipo de Gobierno, entre setecientos mil y un millón de euros. Alfonso Fernández Mañueco ha asegurado que este acuerdo "amplía el acuerdo alcanzado con el Grupo Municipal Ciudadanos", con el cual están siendo coherentes también con el compromiso adquirido por el equipo de Gobierno de no subir impuestos.

Las nuevas ordenanzas fiscales, continuó diciendo, buscan un doble objetivo como es el favorecer el alivio de los bolsillos de los ciudadanos y buscar un abaratamiento en el emprendimiento que permita fortalecer la actividad económica y conseguir un mayor poder adquisitivo para las familias.

De hecho, con el objetivo de apoyar a la empresa familiar, en los supuestos de transmisiones de empresas a favor de familiares, el Ayuntamiento aplicará una bonificación del 50% en la Plusvalía en los supuestos de transmisiones de terrenos vinculados a una actividad económica, realizada, a título lucrativo y por causa de muerte, a favor de descendientes o adoptados, cónyuges, ascendientes y adoptantes, siempre y cuando haya derecho de exención en el Impuesto sobre el Patrimonio y el adquirente mantenga el inmueble al menos tres años.

Con este mismo fin, el Ayuntamiento eliminará prácticamente la cuota por la tasa de licencia ambiental, comunicación de inicio de actividad o de apertura, en los supuestos de cambio de titularidad de la actividad por sucesión en la misma de familiares vinculados al anterior titular por línea directa o colateral hasta el segundo grado inclusive. Tendrá el mismo tratamiento que el inicio de actividad.

Debate sobre las ordenanzas fiscales

El debate se ha concentrado en varios puntos de desacuerdo. Ganemos Salamanca, a través de su concejal, Gabriel Risco, ha señalado que las nuevas ordenanzas vienen a consolidar la política fiscal del Partido Popular en los últimos años, basada en un incremento ?abusivo? del IBI. Además, risco ha señalado que consideran injusta la atribución de exenciones por la ley de mecenazgo o el interés cultural, especialmente aquellas relacionadas con la Iglesia Católica.

El Partido Socialista, a través de su portavoz, José Luis Mateos, ha señalado la ausencia del principio de progresividad, por el que ?aquellos que más tienen, más pagan?. Mateos señala que la congelación de los impuestos significa una subida encubierta y una pérdida de poder adquisitivo por parte de las ciudadanos que asciende al 0,8%. Además, califica de asfixiante la presión fiscal a la que están sometidos los ciudadanos en este momento.

Los partidos que han pactado las ordenanzas se han defendido de estas acusaciones. Alejandro González, portavoz de Ciudadanos, ha asegurado que se están bajando los impuestos mientras se mantiene una buena calidad en la prestación de los servicios municipales. Además ha lanzado un mensaje a los otros grupos de la oposición, recordando que fueron invitados a debatir las ordenanzas y no contestaron. ?No busquen oscuras conspiraciones?, ha solicitado.

Fernando Rodríguez, por parte del Partido Popular, ha asegurado que comparten principios como el de progresividad pero ha recordado que la normativa deja un estrecho margen de maniobra a las administraciones locales en materia fiscal. ?Son unas ordenanzas pensadas para consolidar el crecimiento económico de las familias y favorecer el desarrollo empresarial?, ha espcificado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído