Catedrático de Geometría y Topología del Dpto. de Matemáticas desde 1983. Fue Doctorado por la Universidad de Salamanca en 1978 e imparte docencia en la Facultad de Ciencias. Cuenta con el reconocimiento académico de seis quinquenios y ha impartido cursos y seminarios en numerosas universidades tales como Trieste, Génova, Berlín, Lisboa o Guanajauto. Además de participar y dirigir diversos proyectos de investigación y tesis doctorales en torno a su campo, la Geometría Algebraica, ha organizado numerosos congresos y reuniones científicas internacionales.

- ¿Cómo definiría la Universidad de Salamanca y qué aspectos destacaría de ella?
- La Universidad de Salamanca es una institución que cuenta con una gran tradición y prestigio avalado por el trabajo de todos sus miembros a lo largo de los años, en lo que constituye un intangible difícil de igualar. Como muchas universidades, también la nuestra ha pasado por momentos delicados a lo largo de su historia, pero ha logrado salir reforzada de ellos y, en la actualidad, contamos con un Campus de Excelencia Internacional que bajo la marca “Studii Salamantini” nos proyecta internacionalmente.

También estamos inmersos en la preparación de la que será la celebración del VIII Centenario de nuestra creación en el año 2018, y que queremos que sea también una gran fiesta para toda la comunidad universitaria iberoamericana, ya que ellos forman parte también de nuestra historia al haberse creado sus primeras instituciones de Educación Superior, siguiendo los estatutos de la Universidad de Salamanca. En dicha celebración querríamos aprobar una Carta de Salamanca, una declaración que siguiría la inspiración de la Carta Magna de Bolonia y que sería el punto de partida de un Espacio Iberoamericano de Educación Superior. Salamanca es una Universidad con una clara e histórica vocación iberoamericana, que estamos ampliando de modo notable en Brasil, y que sigue inspirando una gran parte de nuestro quehacer.

 
- ¿Qué hitos destacaría de su trayectoria como Rector de la Universidad de Salamanca y qué iniciativas o proyectos futuros tiene programados para los próximos años?
- Me encuentro en estos momentos en el ecuador de un mandato de cuatro años en el que hemos puesto en marcha varias acciones de carácter organizativo con las que pretendemos relanzar la Universidad y dejarla preparada para las próximas décadas. En este sentido, estamos trabajando en la reorganización de facultades para lograr una mejor asignación de recursos humanos y económicos y una mejor adaptación a la enseñanza y la investigación que nos espera. 
A estas medidas de gran calado para la comunidad universitaria, hay que unir otros proyectos de futuro como es la creación de un sistema de franquicias en la enseñanza del español que, con el aval de la Universidad de Salamanca, permitan establecer puntos de referencia en otros países donde la metodología de enseñanza y la referencia sea Salamanca.

Igualmente, estamos potenciando la investigación tanto en biociencias, a través del Centro de Recursos Biológicos, como en el ámbito del Láser con la instalación de un láser de petavatio, el más potente de España en un Centro de Investigación cuyos profesores son de nuestra universidad. Estas son solo algunas de las medidas que ya hemos puesto en marcha y que solo constituyen una muestra de la filosofía que inspira nuestra acción de gobierno. Quizá el principal hito haya sido la consecución del Campus de Excelencia Internacional, pero no podemos olvidar la racionalización de la oferta académica, de las necesidades de profesorado y el saneamiento financiero.

- Dentro del Programa de Campus de Excelencia, ¿qué propuestas plantearía para consolidar la visibilidad de los mejores campus universitarios españoles para alcanzar la excelencia internacional?

- Nuestro CEI Studii Salamantini tiene entre sus objetivos el de potenciar dos ámbitos en los que somos especialmente fuertes, la enseñanza del español y las biociencias. Son dos apuestas que en los próximos años abrirán nuevas vías de colaboración con otras instituciones y que contribuirán a la necesaria internacionalización de la educación superior y la investigación españolas. Sin duda, lograr que este esfuerzo que estamos haciendo tenga mayor visibilidad y el mensaje cale en la sociedad es fundamental para que el éxito de esta iniciativa sea total. 

Para ello, indudablemente, debemos completar nuestras acciones con otras como el fomento de reuniones con redes internacionales que nos permitan mayor contacto con otras instituciones que estén trabajando al más alto nivel; la mejora de la movilidad tanto de estudiantes como de profesores e investigadores; y también, un sostenimiento de las inversiones en investigación y desarrollo que, en estos tiempos de crisis, no supongan un freno al avance logrado en los últimos años. Acciones como la creación de la Cátedra de Altos Estudios del Español, la instauración de un sistema de franquicias del español o de los programas específicos de doctorados internacionales para biociencias pueden ser importantes elementos para nuestra visibilidad internacional. Que por otra parte descansa en una imagen exterior de marca de una extraordinaria potencia.

 
- La investigación es uno de los temas de interés de Universia. En este sentido, ¿cree que las 70 universidades españolas pueden alcanzar el mismo grado de excelencia investigadora?
- Que todas las universidades españolas alcancen el un alto grado de excelencia investigadora es, sin duda, un deseo que todos los rectores tenemos, pero con el que chocamos al intentar trasladarlo a la realidad. En estos momentos, el gran número de universidades que tenemos en España hacen que existan instituciones de perfiles muy variados y, por ello, sus objetivos también lo son. Debemos potenciar la excelencia investigadora apostando por aquellos puntos en los que cada uno somos fuertes. No quiero decir con esto que debamos abandonar a aquellas disciplinas en las que no hemos logrado los mismos resultados brillantes, pero sí que debemos hacer un reparto de los recursos adecuado y que permita que aquellos que tienen mejores cimientos, reciban un apoyo adecuado para no perder esa deseada excelencia. 

Es probable que no se deban hacer generalizaciones y cada caso deba ser abordado con detalle, ya que no podemos olvidar que en las Universidades se realiza la mayor parte de la investigación básica que se hace en nuestro país y, si aplicáramos únicamente criterios de excelencia en base a la aplicación de resultados, tendríamos un primer damnificado que podría lastrar el futuro de la investigación en España.

 
- Desde que se elaboró la Ley de la Ciencia, todas las universidades han fomentado la investigación y desarrollo, ¿en qué áreas despunta su universidad en cuanto a investigación?
- La Universidad de Salamanca es tradicionalmente fuerte en áreas de estudio como la Filología y las biociencias, de ahí que nuestro Campus de Excelencia Internacional haya tomado esas áreas como bandera de desarrollo. Sin embargo, tenemos otras disciplinas en las que la investigación que realizamos es referencia internacional, y que nos ha hecho merecedores de instalaciones como el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos, un centro que forma parte del mapa de instalaciones científico-técnicas singulares creado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. La Universidad de Salamanca es una institución de tamaño medio pero con gran implantación y número de titulaciones, lo que nos permite tener investigación de calidad en áreas diversas. No podemos olvidar unas ciencias básicas y unas humanidades con grupos de referencia aunque con poca masa crítica, y la extraordinaria tradición de nuetros estudios de Derecho, que vienen desde la creación del derecho de gentes y que son una de nuestras primeras fuentes de influencia y difusión en Iberoamérica. 

El sostenimiento económico de la Universidad constituye en estos momentos una preocupación constante y, por ello, estamos trabajando muy intensamente en fomentar la participación empresarial en nuestras investigaciones, ya que algunas de estas áreas tendrán en este tipo de asociaciones una buena vía de desarrollo y mantenimiento.

 
- Según el Espacio Europeo de Educación Superior se ha establecido la realización de prácticas obligatorias en alguna de las nuevas titulaciones de grado, ¿cómo enfoca este propósito la Universidad de Salamanca?
- Nosotros hemos tratado de prepararnos para este momento trabajando desde hace tiempo con instituciones que tienen capacidades para movilizar el entorno socioeconómico en el que nos encontramos, como es el caso de las Cámaras de Comercio y las asociaciones empresariales. Y hemos creado para ello un Servicio de Inserción Profesional y Prácticas de Empleo. Pero además de esto, hemos adoptado una posición proactiva en la generación de tejido productivo vinculado al conocimiento y hemos puesto en marcha un Parque Científico que permite no sólo la realización de prácticas con un alto valor añadido, sino que también hemos incluido espacios para fomentar el emprendedurismo, como es la incubadora de empresas en la que nuestros estudiantes de últimos años pueden tener condiciones ventajosas para crear spin-offs. 

Somos una institución muy pegada a la realidad de nuestra provincia, con una población envejecida y altas tasas de paro, por ello entendíamos que no podíamos pararnos a esperar a que otros pusieran en marcha acciones de este tipo y que teníamos que ser nosotros quienes ayudáramos a ese cambio del modelo productivo que ya se ha iniciado y que permitirá y ayudará a que nuestros estudiantes cuenten con lugares de primer nivel para realizar sus prácticas de grado.

 
- El empleo es otra de las principales líneas estratégicas que preocupa a Universia. En el momento actual de implantación del Proceso de Bolonia para la Educación Superior Europea y el elevado índice de desempleo de nuestro país, ¿en qué aspectos cree que su universidad y Universia pueden colaborar para apoyar la realización de prácticas profesionales de universitarios y la inserción laboral de los egresados?
- La empleabilidad de nuestros estudiantes es una preocupación constante, a la que la situación económica actual aporta mayores dificultades. El fomento del emprendedurismo es una de nuestras líneas de trabajo, pero también hemos tratado de mejorar la adaptación de nuestras titulaciones y, especialmente, nuestros postgrados a un mercado laborar cada vez más exigente y especializado. La colaboración con Universia constituye un elemento clave para muchos de nuestros estudiantes ya que sus becas ayudan a que puedan realizar estudios y prácticas en empresas. 

Son líneas de colaboración fundamentales y creo que se podrían incluso ampliar con la puesta en marcha de encuentros y reuniones con empresas, en los que Universia actuara como elemento de cohesión, animando a los empresarios a crear Cátedras universitarias y a facilitar prácticas en sus entidades. 

Universia podría colaborar con las universidades en la creación de programas de distinto nivel en el que se formara específicamente para crear empresas a colectivos de estudiantes de grados relacionados con la administración de empresas y la economía con otros de grados específicos (científicos o humanísticos) para fomentar asociaciones de futuros emprendedores y ayudarlos en sus comienzos.
 
- Para finalizar, nos gustaría saber cómo prevé el Rector de la Universidad de Salamanca la universidad del futuro.
- Es difícil realizar predicciones acertadas en estos tiempos de cambios continuos en los mercados económicos y en los que las previsiones de crecimiento de los países tienen cada día nuevos sobresaltos, a los que las universidades no son impermeables. Los cambios que reclaman los propios mercados para las empresas son también los cambios a los que las universidades deberemos adaptarnos y parece claro que pasan por una mayor internacionalización y especialización, mejor transferencia de resultados al tejido productivo y una tendencia a que las universidades sean entidades que dinamicen su entorno socioeconómico más cercano, como un agente cualificado y capaz de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. La universidad del futuro tiene que asociarse con otros organismos de investigación y con empresas para crear y transferir conocimiento y mantener  al mismo tiempo como su principal activo la generación de conocimiento básico sin el que ninguna transferencia es posible.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído