La diabetes es la epidemia del siglo XXI. Esta enfermedad silenciosa afecta cada vez a más gente y en Salamanca llega ya al 12% según afirma la presidenta de la Asociación Diabetológica Salmantina, Belén Bernal. Esto, en números absolutos supone que cerca de 40.000 personas padecen diabetes, si bien cerca del 50% de estas personas no lo saben.

Este es el principal problema que tiene la enfermedad. ?Lo bueno y malo que tiene es que no duele?, dice Belén Bernal. Sin embargo, sí existen unos síntomas generalizados como son ?beber mucho, orinar mucho y comer mucho?, según explica la endocrina Francisca Manzano, especializada en el problema de la diabetes. Estos, a pesar de que se dan en gran parte de los enfermos, no se producen de igual manera en todos por lo que se producen complicaciones a la hora de detectarlo.

En estas aseveraciones se habla de la diabetes tipo dos, la más fácil de prevenir con hábitos de vida saludables. De hecho, el 80% proviene de la obesidad por lo que Francisca Manzano anima al grupo de riesgo, aquellos que tengan antecedentes en su familia y padezcan de sobrepeso, a que se realicen una analítica al año. Y es que la diabetes no entiende de edades, si bien se aguda con el paso de los años.

Una vez detectada, el tratamiento se convierte en esencial para la calidad de vida del paciente. La enfermedad, más peligrosa de lo que parece, puede llegar a producir problemas serios en los ojos, los riñones, el sistema nervioso y el corazón. De hecho, es la primera causa de ceguera y la segunda en amputaciones de causa no traumática como puede ser, por ejemplo, los accidentes de tráfico.

La media de años para producir estos efectos es de diez a quince años, pudiendo aplazarse o incluso evitarse con un buen tratamiento que, según la Federación de Diabéticos Españoles y la compañía de cuidados sanitarios Novo Nordisk, no se produce en el 70% de los casos. Estos cifran, de hecho, en 144.000 las personas en Castilla y León que no siguen el tratamiento adecuado de las 200.000 que la padecen en la Región.

Un documento realizado por estas dos instituciones refleja que el 51% de los enfermos de diabetes se sienten estresados debido al esfuerzo psicológico que supone el autotratarse continuamente, situación que afecta también al 45% de sus familiares. El mismo estudio revela que sufrir una hipoglucemia es el mayor temor de los encuestados, un 71%.

Las hipoglucemias provocan alteraciones en el organismo; algunas agudas, como malestar general, visión borrosa, temblores, taquicardias o menor capacidad de raciocinio, y otras menos llamativas, como falta de concentración, cefalea, sudoración o mareo. Se consideran graves los episodios en los que el paciente necesita la asistencia de otras personas para recuperar la normalidad y que, si no se atajan con rapidez, pueden derivar en un coma hipoglucémico. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído