Este grupo de personas, movidos por la preocupación de la ciudad salmantina, plantea objetivos como la defensa del patrimonio cultural, reivindicar la conservación de los diferentes espacios urbanos, edificaciones, zonas verdes y espacios libres o vigilar el cumplimiento estricto de los compromisos adquiridos por la ciudad al ser declarada Patrimonio de la Humanidad.

La Asociación se pone en marcha en Octubre de 1999. El motivo que provoca la creación de la asociación es el estado de abandono en que se encuentran los restos arqueológicos del Cerro de San Vicente. Pero sus socios aseguran que no sólo se limitan a la denuncia, el escrito y la defensa del patrimonio histórico-artístico de la ciudad. 

 
También desarrollan una permanente labor divulgativa y formativa con la edición de diferentes materiales, la organización de excursiones y visitas o la programación de conferencias para ayudar a conocer mejor el arte, la historia y la cultura de Salamanca.  La participación y el compromiso de sus habitantes se convierten, así, en un elemento básico a la hora de llevar a cabo la conservación de esta ciudad histórica.
 
Conscientes de la singularidad de Salamanca (declarada ciudad de patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1988), este grupo de ciudadanos, preocupados por la conservación histórica y la futura ordenación de la ciudad, pudieron en marcha la asociación, abierta, por supuesto,  a todos los salmantinos.
 
Los socios plantean los siguientes objetivos en su labor diaria: defender el patrimonio cultural de Salamanca, desde la base del respeto a la autenticidad del conjunto y de su entorno natural; reivindicar la conservación del entramado urbano, poniendo especial énfasis en la relación entre los diferentes espacios urbanos, edificaciones, zonas verdes y espacios libres; vigilar el cumplimiento estricto de los compromisos adquiridos por la ciudad al ser declarada Patrimonio de la Humanidad, especialmente en aquellos casos que implican transformaciones de edificios protegidos o la construcción de otros nuevos, y defender un medio ambiente físico agradable y estimulante, suscitado por una arquitectura contemporánea de calidad, así como la conservación y rehabilitación prudente del patrimonio.
 
Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio anima con su actuación a todos los salmantinos a ser partícipes de la conservación y el cuidado del patrimonio, algo que debe ser entendido como un compromiso de todos los ciudadanos. Actualmente la asociación cuenta con más de cien socios, entre ellos, profesores universitarios, gente del mundo de la cultura, medios de comunicación, profesores de secundaria y mucho más. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído